28.10.04

A veces no existís

El problema con la vida real es que cualquier marmota se siente protagonista. En las demás obras de ficción, los personajes secundarios son mucho más conscientes de su condición, y actúan en consecuencia.