27.10.04

Más allá de la anestesia

En el dentista, la única forma de superar el absoluto pánico es odiar. Odiar a ese sujeto desalmado que ha elegido una profesión, me atrevería a decir, que requiere mayor grado de intimidad con el cliente que la prostitución misma.