15.12.07

Connotación peyorativa

No necesariamente todo lo que conocemos como ‘colateral’ es negativo. Tal vez la connotación peyorativa tenga que ver con los medicamentos, o con la guerra. Sin embargo, por ejemplo, siempre hay un ejemplo, dicen que gracias a que el hombre llegó a la luna, gracias a los viajes espaciales, se inventó el teflón. Inventado el teflón, no tardaron mucho en inventar las sartenes de teflón. El invento fue fortuito. También sus derivaciones. Ahí lo tienen: el hombre quiere llegar a la luna, y terminamos en sartenes de teflón.
Podría buscar más ejemplos, muchos más. Podría seguir.
Ahora mismo, mientras te veo cocinar. Siento deseos de ir a la luna.

5 Comments:

At 10:20 a. m., Blogger La condesa sangrienta said...

¿vió? tanto prepararse para ir a la luna y, finalmente, las mujeres terminan con la sartén por el mango.

 
At 11:32 p. m., Blogger Emeefe said...

A juzgar por los recientes accidentes en los transbordadores me parece que el teflón necesita ser perfeccionado.

 
At 8:40 a. m., Blogger J. Hundred said...

*condesa! ni usted comprende lo que yo quiero decir, ni yo comprendo lo que usted quiere decir. para mí que es un empate.
*emeefe! el buey lerdo no elige el sabor del gatorade, bebe el que quedó en la góndola (disculpe, pero se me hizo una laguna, y es mi obligación aparentar hondura filosófica en prácticamente todos los rubros del horóscopo).

 
At 10:33 p. m., Blogger Bugman said...

Gracias a los radares o a las transmisiones de radio o algo así se inventó el horno de microondas, artefacto que yo uso para prepararme el té. Sí, he vuelto con el tema.

 
At 8:05 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bugman! como en un matrimonio donde a uno de los cónyuges comienza a irle espectacularmente bien, mientras el otro sigue siendo, por ejemplo, la chiquita de barrio que sabe hacer un bizcochuelo. como un par de amigos que tocaron juntos en la secundaria, pero luego uno armó, por ejemplo, Oasis, mientras el otro terminó animando fiestas infantiles. algo así nos sucedió, y por eso, pensé que no hablaríamos nunca más. me dicen incluso que usted se mudó a un barrio privado, Brisas del Toör, donde viven conspicuos miembros de la comunidad noruega.
en cualquier caso, he pasado ya la edad en que el éxito ajeno me resultaba inmerecido. lo que puedo decir es que mi fracaso personal tiene la justificación de un teorema.
¡all rise! el honorable bugman entra a la sala.

 

Publicar un comentario

<< Home