3.3.07

Sin escándalo

Existe una religión que le asigna cualidades divinas a la capacidad de perdonar. Dice, más o menos, ‘… perdonar es divino’. Existe otra religión que le dedica un día completo al perdón. El día del perdón. Borges dijo ‘yo no hablo de venganzas ni de perdones; el olvido es la única venganza, y el único perdón’.
Lo que quiero dejar en claro es la nimiedad de mis faltas.

3 Comments:

At 11:43 a. m., Anonymous Anónimo said...

Nadie pone en tela de jucio sus faltas, seguramente han de ser levísimas. Pero el punto es, dado que el olvido sirve a ambos fines: la venganza y el perdón, ¿cómo diablos se logra olvidar?

 
At 12:15 p. m., Blogger Matt said...

Es la primera vez que paso por acá, y presiento que no será la última.
El perdón y el olvido, tanta razón tenía Jorge.

Un abrazo

 
At 7:27 a. m., Blogger J. Hundred said...

*matt! qué pesada carga debe ser tener razón, todo el tiempo. yo pensé que tenía torcida la espalda, y es por tener razón, nada más que eso. un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home