9.8.08

Carambeishon

Los niños reciben, desde el principio, desde el comienzo, un complicado mensaje. El mensaje es: hacé lo mejor que puedas.
Esa épica de la exigencia astutamente recubierta con el papel metalizado del amor los perseguirá hasta bien entrada la edad adulta, hasta que el fracaso sea demasiado evidente. Hasta que, incluso para el meteorólogo aficionado, no queden dudas que está lloviendo.
No menos cierto resulta que, si se les hubiera dicho que hicieran, no lo mejor que puedan, sino lo que puedan (sí, sí, claro, o lo que quieran, como te resulte más cómodo), entonces la inmensa mayoría no hubiera hecho nada.
Debemos decidir, si preferimos una multitud de frustrados, o una legión de inútiles.
Pero vos sos muy linda, eh. No vas a tener problemas.

3 Comments:

At 1:51 p. m., Anonymous Zyx said...

pucha.. ahora me explico..

 
At 9:45 p. m., Blogger Yoni Bigud said...

Mejor que perseguir el éxito es maquillar el fracaso. No hay que malgastar las energías.

 
At 7:16 a. m., Blogger J. Hundred said...

*yoni bigud! también se puede abrazar al fracaso y decirle ‘me gustás así también, con la cara lavada’.

 

Publicar un comentario

<< Home