13.10.07

Experiencias demoledoras / antídotos de venta libre

Descubrir que uno no ha llegado a ser ni el dos por ciento de lo que hubiera deseado ser, es una experiencia demoledora. En momentos tan extremos, la búsqueda de alivio suele pecar de poco original; el abanico va desde Sai Baba hasta Creamfields, pasando por el psicoanálisis, la computación, la fabricación de incienso, la lectura de los clásicos, las conversaciones con la mascota preferida, en fin.
En el inverosímil ánimo de ayudar, es que recomiendo e instruyo colocar sobre la puerta de la heladera, a una altura de fácil acceso visual, un pequeño imán. Con el teléfono de una pizzería cercana.

3 Comments:

At 6:06 p. m., Blogger BromoLuz said...

Si mi blog fuese un colegio, usted sería el alumno estrella :)

 
At 1:37 a. m., Blogger Emeefe said...

Es muy bueno. La muzzarella alivia los síntomas causados por el fracaso. Y con una de jamón y morrones puedo ver la vida con esperanza.

 
At 8:12 a. m., Blogger J. Hundred said...

*gracias, bromoluz.
*emeefe! es un alivio ver que alguien comprende perfectamente. he tratado infinidad de casos con una grande calabresa (según el vademécum de La Continental: salsa, muzzarella, longaniza, ají molido y aceitunas negras), y los resultados superan cualquier combinación de rivotril, lexotanil, xanax, clonazepán y tranquinal. no digo que para la persona bajo tratamiento la vida vuelve a tener sentido, pero el paciente vuelve a reír, quiere ir a pescar un fin de semana a necochea, siente deseos de verse bien, de comprar un corpiño de raso, de leer, de arreglarse el cabello, de fornicar, esas cosas.
pero uno se tira contra los grandes laboratorios, y su vida corre peligro, debe pasar a la clandestinidad, le destrozan la reputación. y encima los pacientes, una vez mejorados, una vez que han vuelto a encontrar la esmeralda perdida del café con leche, son muy ingratos, dicen que no tenían ningún problema, que están bien, que jamás necesitaron ayuda, que se les hace tarde. ayudar al prójimo mediante el profundo conocimiento del alma humana y sus tormentos, es una tarea propia de titanes, de campeones.

 

Publicar un comentario

<< Home