4.2.06

Redivivo

Cuando alguien intenta convencerte acerca de las bondades de una conducta, una creencia, un estado, una situación, resulta sin excepción que quien lucha por convencer, adolece de falta de convicción. A mayor énfasis por convencer, mayor la duda. Quien convence necesita del convencido para reafirmar sus creencias.
Lo que quiero decir es que quien sabe cómo ganar a la ruleta, no escribe el libro.

3 Comments:

At 1:32 a. m., Blogger Nada said...

Permítame disentir con usted. Existen cantidad de sofistas, oradores, cretinos y menesterosos espirituales que ejercen la oratoria con el propósito de convencer y hasta de convencerse.

Pero que diga usted que todas las personas ostentan esa vocación o esa necesidad, no me parece justo.

Hay quienes hablan honradamente, desde su fe, aunque eso no signifique que anden acertados. Después de todo, quién sería tan necio como para pretender algo así.

Lo único que una persona puede dar es un testimonio tan equívoco y tan endeble como el de cualquiera y que acaso no sirva más que para entretenerse.

Yo creo que uno no debería ir por la vida en busca de una verdad, sino en busca del pasatiempo que los criterios ajenos pueden ofrecerle... Si la vida es una sala de espera, estaremos haciendo lo correcto.

Por otra parte, como usted sabrá, uno no es consecuente con sus sentencias, difícilmente uno predique con el ejemplo, y más difícilmente sostenga mañana la causa que hoy defiende. Y no es así porque se mienta descaradamente, o por inseguridad, sino porque (si se tiene suerte) uno es sorprendido todos los días por el devenir de las situaciones. Y es en ese remolino que uno va perdiendo la esperanza en algunas cosas para depositarla en otras... Es perfectamente natural.

No hay que tomarse las opiniones seriamente, son todas meras sospechas. Yo, por ejemplo, sospecho que no hay quién sepa ganar en la ruleta; en el azar de los juegos no se conoce ni se cree, se arriesga. Lo único que uno puede especular es cuánto está dispuesto a apostar (y a veces ni siquiera eso).

En fin, no me haga caso. Es una noche espantosa.

 
At 8:13 a. m., Blogger J. Hundred said...

Whitman dijo 'soy contradictorio, contengo multitudes'.
y también dijo 'piba, no te quedó otra cajita de maní con chocolate?'.

oiga, si el comentario es más inteligente que el texto original, tenemos un problema.
no me haga quedar mal delante de todo el mundo, che.

 
At 2:34 p. m., Blogger Nada said...

No sé si inteligente, en todo caso mi afrenta consiste en haber hecho un comentario más extenso que el artículo. En ese caso, dispénseme.

De todas formas pienso que el éxito de todo artículo no reside en su lectura o divulgación, sino en promover la reflexión aunque más no sea de un humilde (y posiblemente errado)lector, como es el caso.

Desde ya, considérese éxitoso.

 

Publicar un comentario

<< Home