11.2.06

Aunque te cueste creerlo

No he llegado hasta aquí por algún tipo de éxito, como el común de la gente podría suponer. Lo que me ha traído hasta aquí ha sido una deliciosa sucesión de fracasos. El no haber alcanzado ninguno de los objetivos que me he propuesto. La derrota en estado puro. La placidez, si se me permite el término, que sólo pueden brindar las circunstancias adversas.