6.10.08

3D

Cuando alguien sufre un desmayo, un desvanecimiento, ya sea por un accidente de tránsito, una contusión durante un evento deportivo, exceso de calor, no importa la causa. Cuando llegan los enfermeros, cuando la persona es asistida, cuando se la hace reaccionar a través de un procedimiento de rutina, una de las primeras cosas que se intenta es verificar, mediante la observación de algunos signos, mediante unas sencillas preguntas, que el sujeto entiende, sabe, quién es, dónde está. Es así como se asegura que la persona está bien, en tanto ha recuperado su percepción espacio-tiempo.
A mi juicio el análisis peca por defecto, y no es posible, recurriendo a tan sencillo aunque efectivo procedimiento, verificar que la persona ha vuelto a su estado habitual.
Falta hacerle una pregunta referida a la guita. A la plata, al dinero. Cualquier pregunta: si tiene, mucho o poco, si ahorró, cuánto gana, de qué vive, si cree que será capaz de pagarse los medicamentos en la vejez, si juega a la lotería o espera una herencia, algo bien general.
Porque las dimensiones para deambular por el planeta tierra son espacio, tiempo, y dinero. Si no entendés eso, si no entendés de qué se trata, lo mismo da que te incorpores o te quedes echado sobre el pavimento, lo vas a pasar remal.

3 Comments:

At 10:44 a. m., Blogger Yoni Bigud said...

Interesante esta tendencia suya al abordaje de temas complejos.
Sé que la dimensión dinero presenta algunas de las propiedades de las otras dos dimensiones. Por ejemplo, es pasible de invasiones y robos.
Ahí se queda lo mío. No soy -y nunca seré- un experto en este tema.

Un saludo.

 
At 11:23 p. m., Anonymous Anónimo said...

le faltó la cuarta: oportunidad.
Saludo.

 
At 8:03 a. m., Blogger J. Hundred said...

*yoni bigud! no sé qué decirle.

*anónimo/a! siempre me falta algo, es mi especialidad. cuídese.

 

Publicar un comentario

<< Home