14.10.06

Reinterpretación de parábolas bíblicas (desde algún Departamento de RR. HH.)

No les des pescado. Y no, tampoco les enseñes a pescar.
Desvincúlalos, despídelos.
Envíales el telegrama, de inmediato.
Antes que sea demasiado tarde.