17.6.06

Los peligros de la felicidad en homeopáticas dosis

Después de caminar una semana, todos los días, una hora por día, a la orilla del mar, cualquier actividad que implique volver a la ciudad y permanecer inmerso en una viscosidad hecha de gente y frustración, carece de sentido.
Conocido esto, caminar a la orilla del mar debiera estar prohibido para todos aquellos que no tengan más remedio que retornar a sus vidas, a sus cotidianeidades.

1 Comments:

At 6:19 p. m., Anonymous Anónimo said...

¿Pero al menos, saber que esa simple dicha existe no la transforma en una posibilidad?

 

Publicar un comentario

<< Home