15.11.12

Minotauro


         Iba para la costa, fuera de temporada. Paré en Minotauro, para tomar un café con leche, estirar las piernas, hacer pis. Es un poquito antes de llegar a Dolores.
         Sábado, las diez de la mañana, había salido temprano. Llovía, apenas.
         Paré el auto. Me bajé, me desperecé. Se me acercó un perro bigotudo, movió la cola sin demasiado entusiasmo.
         Entré, tres chicas detrás del mostrador, con el mismo delantal y el cabello recogido. Pocas mesas ocupadas. Un tipo de bigotes y camisa a cuadros fumando contra un rincón, mirando por la ventana. Un matrimonio intentando darle de comer a un bebé. Una parejita dándose la mano por encima de la mesa.
         –¡A ver, forros! –di un golpe sobre el mostrador, la superficie de fórmica hizo un chasquido de platos y cucharitas– ¡Esto es un asalto! ¡Pongan todo lo que tienen arriba de la mesa! ¡Celulares, billeteras, todo!
         Hice silencio, una pausa. Tomé una gaseosa que ya estaba abierta y bebí un trago, del pico. Después partí la botella contra el mostrador, y dejé caer, los pedazos, al piso.
         –¡Al que se haga el vivo lo quemo de una! –seguí– ¡La guita, loca, dame toda la guita! ¡Vos, abrí esa caja! ¡Qué cara de boludos que tienen todos, por Dios bendito y la Virgen que llora Fernet! ¡Y vos, sí, vos, vení que me la vas a chupar un poco, me gustan tus tetitas!
         Nada. Una de las chicas de atrás del mostrador se dio vuelta, y siguió preparando un café con leche con la máquina. El tipo de bigotes terminó su cigarrillo y encendió otro. El bebé eructó. Afuera estacionaron otros dos autos. Entró más gente, una mujer a la que le costaba caminar, como si tuviera un problema de cadera, preguntó si hacían tostados, cuánto costaban.
         Dicen, lo he escuchado en más de una ocasión, que uno de los encantos que tiene el irse de vacaciones, es que podés ser otro. Pero a mí no me pasa, se ve que conmigo no funciona así.

8 Comments:

At 9:37 a. m., Blogger A.Torrante said...

Para lo único que sirven las vacaciones, en caso de ser la playa, es para ver mujeres semi desnudas cocinándose al sol y fantasear que uno tiene con qué seducirlas. Hace 5 años que no voy a una playa.

 
At 10:48 a. m., Blogger N. said...

Discrepo ligeramente. La sutil diferencia es que la gente "cree" que las vacaciones son la oportunidad de convertirse en otro por algunos días. Pero lo que en realidad sucede es que terminamos jugando a ser otros, sólo para tratar de olvidarnos de la rutina que nos espera a la vuelta. Uno puede desconectarse, fingir que las cosas por las que normalmente putea ahora le gustan, olvidarse de quejarse por un tiempo... pero ser otro, no. Eso no. A la larga termina aflorando nuestro Yo de siempre. Aunque sí admito que las vacaciones suelen ser un buen momento para sacar a pasear al Ello y porque no al Súper yo, aunque sea por unos días.

Sdos.

N.

 
At 2:52 p. m., Blogger Juan Sebastián Olivieri said...


Existen atontados que se dejan seducir por los encantos de las vacaciones. Es algo que está más allá de nuestro gobierno.
La verdad, la cruda verdad, es que uno nunca es otro.
Ahora lo sabemos.

 
At 10:44 a. m., Blogger J. Hundred said...

*a. torrante! lo dije alguna vez, no tengo mayores dificultades en repetirlo. qué dije? ah, sí, lo que dije es que la gente no cambia, la gente se acentúa. lo que quiero decir es que si usted venía acostumbrado a echarle un polvorón a su señora los viernes, de vacaciones quizás logre echarle dos, si le gustaba fumarse dos cigarrillos a la mañana después del desayuno, se fumará cuatro, y así podríamos seguir. sí, claro, si sos medio pelotudo durante el año, serás un pelotudo completo, durante tus merecidas vacaciones.

*n! con el cariño y el respeto que le tengo, no quiero contradecirla, pero no. usted no discrepa en esta oportunidad, por la sencilla razón que yo estoy diciendo (con mi particular, única y genial manera, por cierto) más o menos lo mismo que aquello con lo que usted dice discrepar. así que pareciera que más que discrepar, lo que usted desea es romperme un poquito las pelotas, lo cual no deja de ser una infinita delicadeza de su parte. algo más, bonus track: el ello? el superyo? pero qué le pasa, bonita, se tomó un licuado de francoise dolto? ahora sí, la saludo.

*juan sebastián olivieri! durante mucho tiempo me atormenté por tener que hacer, bueno, todo lo que uno tiene que hacer durante la vida adulta para mantenerse andando. la remanida cantinela de ‘no tengo tiempo para hacer lo que en verdad me gusta, no tengo tiempo para mí’. para eso, quizás, existen las vacaciones, para que nos demos cuenta que si tuviéramos tiempo para nosotros, si tuviéramos que estar con nosotros mismos más tiempo del que acostumbramos, bueno, sería difícil soportar semejante incomodidad.

 
At 11:37 p. m., Blogger Mr. Kint said...

Leo sus último comentarios tan lleno de sabiduría y se me hace difícil ponerlo en mejores términos. Creo que algo similar sucede con la espera del "Año nuevo"

La gente cree que puede ser otro y apenas alcanza a concederse a sí mismo ciertas licencias, con pedirse un postre en la cena o gastarse unos mangos de más. Es que el "tiempo libre" y el paso de los años no suele modificar esencias ni derribar estructuras, más bien suele acrecentar manías y acentuar las incapacidades innatas.
(ah, siguiendo la lógica queda conformarnos con que las chicas putas se ponen un poco más putas, no sé si por relajación o por exceso de tiempo).
Un abrazo.

 
At 8:29 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mr. kint! con relación al año nuevo, no puedo menos que estar de acuerdo, lo que equivale a coincidir. la gente por lo general, las personas, son repugnantes seres, verdaderas inmundas basuras de pantano, ratas de quincho, y luego creen que con ser ‘buenos’ la última semana del año, alcanza. si lo midiéramos en semanas, sólo para que quizás tuvieran un atisbo de comprensión, para que pudieran entenderlo, sería como si perdieran un partido 53 a 1, y creyeran que estuvieron bien, que fue parejo.
algo más, sobre su mención a las ‘chicas putas’, ahí sí que no puedo contestarle con la precisión que me gustaría. hasta las mujeres de vida más licenciosa, siempre han tenido cierto resquemor, por no decir genuina repulsión, a coger con quien esto escribe. le digo más, si alguna chica hubiera querido bailar lento conmigo en sexto grado, sólo un lento, nada más que eso, bueno, es casi seguro que este blog no existiría. un abrazo para usted.

 
At 10:36 p. m., Blogger Dany said...

Yo lo que realmente logré en las vacaciones es dormir mucho. Es decir, no soy otro pero no me preocupa. Abrazo.

 
At 7:23 a. m., Blogger Guillermo Altayrac said...

Jajaja. ¡Esto me encantó!
Me gusta tu blog.
Saludos.

 

Publicar un comentario

<< Home