25.4.11

Dios no negocia

Acá hay un tema, la gente se equivoca, pero no es de ahora. La gente tiene miedo, eso es normal, todos tenemos miedo. A las enfermedades, a la muerte, a los terremotos y a las catástrofes aéreas. La gente tiene miedo a lo desconocido.
Es difícil vivir, con tanto miedo.
Entonces uno negocia con Dios. Uno va y negocia, como si Dios tuviera un quiosco. Uno va y camina hasta Luján, por ejemplo, uno camina doce horas descalzo, y a cambio espera conseguir trabajo. O uno va y reza, cada noche, se pone de rodillas a un lado de la cama, y pide. Pide algo, que alguien se cure, que alguien viva, que algo, algo bueno, suceda.
Give and take, una y una, quid pro quo, algo así. Por más ridículo que parezca a la hora de racionalizarlo, eso es lo que hacen, lo que hacemos, todo el tiempo.
La tan prodigiosa como patética línea argumental que nos permite seguir andando se desmorona, con la precaria dulzura de un ejemplo. Un ejemplo de lo más sencillito. De manual.
El ejemplo es con un penal, un tiro penal, en un partido de fútbol. El arquero promete, mientras espera el tiro, lo que hará, lo que está dispuesto a hacer, si ataja el penal, o si la pelota se va afuera. El delantero promete, mientras se apresta a patear, lo que hará, lo que será capaz de hacer, si hace el gol, con rebote, como sea.
Ahí está Dios en su sillón favorito. El control remoto al lado de una de sus ojotas Adilette. Dios mueve apenas el vaso de whisky que tiene en una mano, se rasca la panza con el revés de un pulgar, mira a través de las hendijas de la persiana baja, trata de adivinar si ya será la hora de la cena.

9 Comments:

At 9:06 a. m., Blogger Dany said...

Siempre pensé en ese caso de manual. Quizá Dios tenga el "prometómetro" y le permita de forma autómatica interceder en las cuestiones intrincadas.

 
At 1:03 p. m., Blogger Alelí said...

está bien, si sos un básico la deidad que te corresponde será del mismo tenor...

es una especie de sistema capitalista espiritual...no? bueno in facto así empezaron muchas (y siguen funcionando con éxito).

 
At 1:07 p. m., Blogger Yoni Bigud said...

Sí señor. Dios no es más que el jugo gástrico de los temerosos eternos.

Penal atajado, penal mal tirado. Abajo a un palo, fuerte y cruzado. Gol seguro.

Un saludo.

 
At 9:29 a. m., Blogger Gabriela said...

Cierto...
Mejor hacerse cargo de nuestra propia calamidad y hacer algo x cuenta y cargo.

 
At 10:22 p. m., Blogger Jazmin said...

Ojalá contara con la facilidad de creer que Dios es un gordo tirado que se rasca el higo, susceptible de ser puteado.

Cuánto penal atragantado...




Oiga, tengo mis serias sospechas que usté esté rascándose la panza con el revés de un pulgar, mientras lee comentarios.

 
At 12:30 a. m., Blogger Mr. Verbal Kint said...

Tiene mucha razón. No sé bien si es el miedo o es el ego (o los dos) el que termina arrojando al hombre en esa especie de mercantilismo con la deidad, como si el Señor fuese un áspero comerciante árabe, sosegado e inalterable, paciente y eterno.
Si tuviese que hacerme una imagen de el paso por este mundo me lo imagino más como un juego, azar, y sin dudas estamos signados por la fatalidad. Y Dios, bue, tal vez tira los dados, quizás reparte las cartas, seguro dice no va más; y cualquier jugador prudente saber reconocer la ventaja de la banca.

Disiento con Yoni, mi martingala personal es fuerte al medio, pero bue, esto es un juego y como decía TuSam: puede fallar.
Saludos

 
At 7:47 a. m., Blogger J. Hundred said...

*dany! quizás yo no presté la debida atención, puede que yo haya entendido mal, pero suponía que el ‘prometómetro’ era algo muy parecido, curiosamente similar a las ganas de coger.

*alelí! yo, a veces, para ofender a alguien, en una discusión, solía decir cosas como ‘sos un boludo vivace’, por aquel modelo de fiat tan básico. también se puede decir ‘sos un boludo sin levantavidrios’ o ‘sos un boludo sin abs’, y así. lo que quiero decir es que la palabra ‘básico’ no debe faltar en el repertorio. la palabra ‘básico’, si la contradicción es admisible, suma mucho.

*yoni bigud! suele suceder, de eso estamos hablando que al patear el penal, el que patea tenga miedo, el que ataja tenga miedo, y los que estamos mirando, bueno, también tengamos miedo de no saber qué vamos a hacer cuando termine el partido. un saludo.

*gabriela! el dolor es intransferible, y la experiencia es intransmisible. o al revés. al revés tantas veces como sea necesario. no puedo precisar con exactitud el por qué su comentario me hizo recordar, bueno, lo que le estoy contando.

*jazmin! demasiada sagacidad de su parte. excesiva perspicacia. cuando tuve que describir a Dios, en pinceladas gruesas, me describí a mí.

*mr. verbal kint! la cosa se pone, en mi humilde pero no por eso menos rutilante opinión, muchísimo más compleja. ya que uno, no sólo se relaciona de mercantilista manera con la deidad, como usted bien dice, sino que además pide descuento, pregunta si puede pagar con gaturros y tarjeta bolasplus, en cuotas, siempre en cuotas, y qué hay de regalo. un saludo.

 
At 9:10 p. m., Blogger Jorge said...

Dios se acuerda de los réprobos y rebeldes...tirarla picando como hizo el Loco Abreu en el Mundial...
Atte/

 
At 9:22 a. m., Blogger J. Hundred said...

*jorge! lúcido sin atenuantes. tengo entendido, pareciera, que Dios se te acerca de vez en cuando al oído y te dice ‘el resultado corre por mi cuenta, vos ocupate un poquito del estilo’.

 

Publicar un comentario

<< Home