20.12.10

Desesperaciones

La cosa es, más o menos, así. Hay desesperaciones fijas, y desesperaciones móviles. Listo. Ya está. Ya te dije todo lo que tenía para decir. Ah, te veo la carita, querés un poco más. Algo de detalle, alguna pista. Bueno, ahí voy.
Trabajar de conductor de taxi es una desesperación móvil, trabajar en una oficina es una desesperación fija.
Correr una maratón es una desesperación móvil, fornicar es una desesperación fija. Para que veas que la cosa no es tan simple, no es tan superficial, la intrínseca naturaleza del fenómeno es más sutil.
Comer es una desesperación móvil, fumar es una desesperación fija.
Acá viene el truco, la chispa, el galerazo para que puedas –aunque te parece que ya no podés– seguir adelante con tu estúpida vida.
Si estás atormentado por una desesperación móvil, la solución viene del lado de lo fijo. Si estás atrapado por una desesperación fija, el alivio vendrá por el lado de lo móvil. Y esto, que puede parecer trivial, no lo es. Por que si tu desesperación es móvil, lo normal es que busques alternativas móviles, y si tu desesperación es fija, lo único que se te ocurrirá serán paliativos fijos. Te sale hacer lo que sabés hacer, es muy humano, más de lo mismo.
En cualquier caso, no importa lo que te pase, tenés que saber que el subte viene lleno. Pero eso ya te lo había dicho.

14 Comments:

At 10:17 a. m., Blogger Brynhild said...

Fornicar una deseperación fija??!! Con razón lo desespera.

 
At 7:51 p. m., Anonymous Ailen said...

Que cierto lo que decis! me pego..

 
At 10:20 p. m., Anonymous Walter said...

Me pegó, me pegó. Eso es lo que quería decir, no me salía.

 
At 11:51 a. m., Blogger Alelí said...

si viene lleno y con estos calores no está nada bueno...

 
At 7:14 a. m., Blogger J. Hundred said...

*brynhild! la desmesura de mi talento puede provocar, por contundencia de contraste, aflicción o zozobra, picazón, paspaduras. es más que comprensible su malestar.

*ailen! lo que digo es cierto, mucho me temo.

*walter! parece que la pegué.

*alelí! quedamos así.

 
At 7:50 p. m., Anonymous Mar said...

Alto profe. disculpe pero yo falté a la clase pasada cuando se explicó este tema. ¿Me podría explicar por qué fornicar es una desesperación fija y comer es una desesperación móvil?
Muchas gracias, ahhh perdón, otra cosita, ¿este tema entra en la próxima prueba?

 
At 12:37 a. m., Blogger Yoni Bigud said...

La enseñanza que me llevo es que soy un compendio de desesperaciones. Fijas y móviles. Para todos los gustos.

Soy, creo, un individuo promedio. De mitad de tabla. De los que se agarran del marco de la puerta y empujan con la gallina para entrar al subte.

Pero di todo de mí. Sepaló.

Felicidades a usté caballero. Que el año que entra sea lo que tenga que ser.

Un saludo.

 
At 8:09 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mar! usted pareció, desde el primer momento, una inusual alumna con un más que significativo bagaje teórico. pero su pregunta me indica que quizás debamos repasar un poco. los prácticos.

*yoni bigud! dadas sus palabras, me parece por demás oportuno citarle un fragmento de secretos evangelios: ‘bienaventurados aquellos que empujan con la gallina para ingresar al subterráneo, porque tendrán el conocimiento y el herramental para empujar en determinadas situaciones donde anodinos bofes ni siquiera merezcan la cortesía del esfuerzo’.
felicidades entonces para usted, y quienes usted crea que corresponda. confío en su criterio. un saludo.

 
At 6:42 p. m., Blogger Caia said...

Que tenga una muy linda navidad, JH. Beso en la frente.

 
At 9:52 p. m., Anonymous Paprika said...

Me pregunto qué tipo de desesperación es la (auto)masturbación. Diría fija, pero no me atrevo.

Lindas historias, posteos, anécdotas, reflexiones, o como sea que usted los llame. Especialmente estas 3 últimas.

Felices fiestas, que tenga un buen comienzo de año y que nos sorprenda con más historias, posteos, anécdotas, reflexiones, o como sea que usted los llame.

A su salúd, Don Hundred.

 
At 2:21 a. m., Blogger Mr. Verbal Kint said...

Soberbia explicación la suya.
Parece evidente, entonces, que escribir es una desesperación que cae dentro de la categoría "fijas". De fornicar usted ya habló; pertenece a la misma clase.
Esto daría soporte empírico a una hipótesis que siempre he planteado. Generalmente, cuando se observa por estos recovecos virtuales a gente de todo tipo, de las más variadas ocupaciones e intereses, que parecen no tener nada en común, pero que por alguna razón comienzan a vomitar escritos en estos lamentables espacios, entrando casi un frenesí de confesiones y memorias gritadas al viento, en realidad, no es más que un corrimiento sobre el eje de las desesperaciones, digamos, por así decirlo, que no se está mojando la vainilla lo suficiente. Nada más.

Un saludo y felicidades para usted y los suyos. Que Dios nos libre de la fresita, sidra y bebidas de similar tenor. Y que el panzón de barba le deje esperando un Macallan bajo el árbol.

 
At 8:08 a. m., Blogger J. Hundred said...

*caia! que nos vaya bien a todos.

*paprika! a ver, dos o tres cosas.
creo que la masturbación no precisa ningún prefijo. la masturbación, en mi humilde pero al mismo tiempo rutilante opinión, siempre es ‘auto’. la masturbación a terceras personas, califica dentro de lo que podríamos denominar ‘cortesía’.
entre usted y yo, total esto no lo lee prácticamente nadie, no importa demasiado si lo que escribo son historias, anécdotas o reflexiones. se me ocurre, he visto por televisión, hay gente que sin demasiada explicación, con mayor o menor pericia, se pone a hacer jueguitos con una pelota. yo me atrevería a decir que, por idénticos motivos, hago jueguitos con la palabra escrita.
felicidades para usted también, la tendré en cuenta en alguno de mis brindis.

*mr. verbal kint! si no entendí mal, usted me desea felicidades y me dice que garcho poco, todo en una frase. digamos que me resulta un rasgo de lo más distintivo en lo que a la personalidad respecta, el ver qué hace un sujeto con su desesperación. hay gente que cree que si las venecitas de su pileta son mejores que las de sus vecinos, con eso será suficiente para vencer la implacable desesperación de fondo. estamos, también, los que quisimos hacer con nuestra desesperación algo un poquito más bello, más interesante. vengo ahora a descubrir, por su generoso intermedio, que ni soy un artista, ni tengo pileta. brindaré entonces esta noche, con champán del caro, en vaso, con hielo, un modesto homenaje al gato dumas. ah, sí, felicidades para usted y los suyos, que se cumplan sus deseos, lo que se diga en estos casos.

 
At 7:29 p. m., Blogger Jazmin Beng said...

te vengo leyendo desde hace varios dias, y teniaaaa tantaaas ganas de encontrar la frase "el subte viene lleno". HOY ME HICISTE FELÍZ :)

 
At 10:14 a. m., Blogger J. Hundred said...

*jazmin beng! linda.

 

Publicar un comentario

<< Home