30.4.10

Soy así

Ahora que se puede cambiar prácticamente todo. Ahora que se puede luchar contra la calvicie y la gordura y la decadencia y caída. Y el paso del tiempo en general. Ahora que es posible ponerse pelo de vagina germinado en la cabeza, y quemarse la grasa con un láser catódico, y ponerse tetas de durlock, y por qué no inyectarse líquido para freno en los cachetes del culo, y colocarse hilos de oro que te sostengan la papada, y ponerse toxinas botulímicas que te dejen la cara congelada del más perpetuo asombro, y reemplazarse la nariz por una nariz de perro pekinés, y no sé qué más.
Ahora, entonces, me parece que ser feo es uno de los actos de la más pura rebeldía que se puedan perpetrar, al alcance del más modesto bolsillo. Estoy hecho mierda, pero viendo tu desesperado esfuerzo, por primera vez, en mucho tiempo, me siento genial.

*En alguna oportunidad, por motivos que preferiría no tener que detallar, situaciones que hacen a la vida privada de las personas, me vi obligado a utilizar, dos veces, el mismo preservativo. No veo por qué no puedo dar vuelta y utilizar, un par de veces, la misma idea. La culpa es mía, como siempre, por fijar estándares de calidad tan altos. En cualquier caso, no creo que sea para hacer semejante escándalo.

12 Comments:

At 10:52 a. m., Blogger LeO said...

En un profundo acto de rebeldía, yo me estoy dejando la panza.

 
At 5:54 p. m., Blogger Jazmin said...

Siempre fui mejorable.

En esta etapa de mi vida tengo los recursos -de todo tipo- para emprender el proyecto.

Pero ahora ya no tengo interés.

Take it or leave it.

 
At 9:52 p. m., Blogger Lara said...

jajajajajajaja! elevar el estar hecho mierda a un acto de rebeldía es una idea muy divertida! Saludos

 
At 9:14 p. m., Blogger Matías said...

mirá vos, es decir que la belleza exótica es en realidad rebeldía camuflada de belleza?

 
At 9:15 p. m., Blogger Jazmin said...

Mmmm... me parece que la belleza exótica es rebeldía camuflada de fealdad.
Pero no es que quiera contradecirte, Matías, eh! Me saltó, nomás. :) Chori.

 
At 9:32 a. m., Blogger Yoni Bigud said...

Siempre he sido un rebelde, en este sentido, el que usted emplea aquí. Entiendo que ese esfuerzo desesperado -el que contribuye a mejorar su estado de ánimo- conduce al grotesco. Y es la contemplación de esa condición tan rica en propiedades para observar la que contibuye a mejorar el mío. Soy una persona horrible, lo sé.

Un saludo.

 
At 2:37 p. m., Blogger Coffee said...

Jajaja, me cague de risa y encima plantea una forma muy interesante de ver las cosas. Es como un super combo.

Saludos!

 
At 10:07 p. m., Blogger J. Hundred said...

*leO! puede que algún distraído transeúnte, un ocasional interlocutor, vea en usted no mucho más que un desabrido gordito, pero no, nada de eso, la gente desconoce el enigmático significado de su panceta. que vayan entonces, que sigan comprando plasmas en cuotas, allá ellos.

*jazmin! su ‘tengo los recursos –de todo tipo-’, suena un poco extraño. como si usted viviera en el zoológico de maikol jackson, y pudiera conseguir esperma de orca macho (orco?) para hacerse una tratamiento antiarrugas. en cualquier caso, ejem, si el orco se queda corto, no sé, su gente sabe dónde ubicarme. ustedes me avisan.

*lara! yo le agradezco los festejos, más que acostumbrado a recibir todo tipo de muestras de repudios, cualquier festejo es siempre bienvenido. aunque recomiendo no abusar de la carcajada escrita.

*matías! no, nonono. más que andar por ahí buscando bellezas exóticas, yo recomiendo e instruyo buscar fealdades comunes y corrientes. el 97% de la belleza exótica no es mucho más que presuntuosa idiotez. lo dije una vez, no lo digo más.

*

*yoni bigud! es sin dudas usted un horripilante ser. allí radica, quizás, gran parte de su encanto. dijo alguien alguna vez, yo apenas repito: algo feo puede ser hermoso, algo lindo jamás. un saludo.

*coffee! es muy probable que su risa justifique mi domingo, así que estamos a mano. un saludo para usted.

 
At 11:40 a. m., Blogger Verbal Kint (ex la cantante...) said...

Sin contar el feroz embate contra la diversidad biológica dentro de la especie que significan todas estas incisiones, implantes, injertos y otras operaciones.
Porque a decir verdad, todos corren al cirujano de turno en busca de más o menos los mismos cánones de belleza. Sospecho que nadie dice "Que tal doctor, buenos días, quiero la nariz de Gerard Depardieu"

 
At 7:28 a. m., Blogger J. Hundred said...

*verbal kint (ex la cantante…)! varias cosas. no, no varias cosas, dos o tres. primero quizás: entre tantas cosas que la gente parece ignorar, la gente, justamente, ignora, que la característica distintiva por excelencia de un don es el de provenir de una supuesta, pongámosle un nombre, gracia divina. lo que quiero decir, antes de aburrirme yo mismo de mis fantásticas palabras, es que el don, justamente, no puede ser adquirido, no requiere esfuerzo, porque de ser así, se transforma en otra cosa, se adultera. for example: una cosa es ser, ponele, el mismísimo pájaro claudio pol y hacerle el gol a brasil en el mundial del 90, y mientras volvés al centro del campo, después de haber hecho caca a nuestro hermano latinoamericano, mientras te reís como un chico que acaba de robar un durazno de una verdulería, bueno, te acomodás el mejor pelo que yo recuerde del fútbol argentino dentro de una especie de piolincito de pizza que usaba el muchacho para sujetarlo. ahora, si vos tuviste que ir 9 veces a schwanek para que te cosieran pelo de hapi en la bocha, bueno, es seguro que querrás dormir con una redecilla después de ponerte spray, con todo lo que eso implica. second example: una cosa es tener unas fantásticas tetas, para nada excesivas, redondas y firmes, cualidades perdurables, con el pezón exacto (no me voy a explayar ahora sobre el punto, aunque poseo un master en la materia), y otra cosa muy distinta es ponerte dos tetazas de 350 megahertz con un cirujano que te hizo descuento pero te operó en el baño de su casa, porque ahora que finalmente dejaste de ser más chata que una lámina, bueno, vas a tener miedo que te lastimen el esternón de un –sic- redentor lechazo. o sea, aunque está por demás claro hasta la elocuencia, adquiriste el atributo, pero el don es otra cosa. el don es solvencia y desparpajo a la vez. sigo, por que me calenté, una cosa es tener la bocucha de angeline jolie, y otra cosa es que te hayas inyectado wd40 y te haya quedado la boca como si le hubieras chupado la cola a un suricato. tamos?
segundo, yo justamente tengo la nariz de depardieu, nariz que voy metiendo despreocupadamente donde sea necesario (llámelo antidon, no sé, creo que igual me volví lindo de grande, yo de chico era un monstruo, no pude evitarlo).
last, but not least: ha hecho usted un par de comentarios, un par de veces, así que estimo no falta mucho para que se despache con que soy un imbécil sin talento ninguno, con que usted posee un superior ingenio, con que vende pastafrolas con descuento en su sitio web, en fin, lo normal. para poder, llegado el inevitable caso, mandarla/o a la concha de su madre con inusual precisión no exenta de riqueza expresiva, sería apropiado, por qué no pertinente, que defina usted, en su nickname, si es una chica, o un muchacho. mientras tanto, puede usted disfrutarme como más le guste, soy prácticamente gratis.

 
At 10:08 p. m., Blogger Rene said...

Me parece o no te cae bien Verbal Kint.

Ni modo, lo suyo respecto de la fealdad, Adhiero.

Yo estoy en su bando por la libertad al feo!

Gracias
y me dormí.

 
At 11:57 p. m., Blogger Mr. Verbal Kint said...

A su "dos o tres cosas" no me queda otra que hacerle dos o tres comentarios.
Coincido en que la cabellera del Cani es de la más memorables del circuito futbolístico local. También, debo admitir que siempre admiré mucho la melena de "león andando en moto" de Rubén Darío Insúa, admirable para su edad. Y es verdad, ver a Barilari haciendo la publicidad de Hair Recovery, por ejemplo, me da un bastante pena y nada de admiración
Tener la nariz de Depardieu de por sí no significa nada. Ya sabe, el tema de la actitud y, esencialmente, la manera en que encaja con el resto las piezas del rompecabezas, digamos, dentro de la configuración fenotípica general. En fin, al gordito no le va tan mal.
Por último, sí, soy un muchacho, creí que había despejado esa duda, evidentemente no, pido perdón. No es su culpa. El nick se prestaba a una confusión que me dejaba cerca de la androginia. No tiene usted porque saberlo para había nacido como un chiste con unos amigos, bah, pavadas, nada importante. Para terminar con el asunto le agregué el "Mr." y suprimí los residuos del anterior apodo.
Y jamás podría decirle que mi ingenio es superior al suyo, si alguna vez llego a semejante nivel de impertinencia, hágame el favor de mandarme bien a ya sabe donde con la magnifica destreza para la prosa que usted posee.
Un saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home