19.4.10

Yo me llamo Marcos

La diferencia de viajar en subterráneo o en colectivo, es que al bajar por las escaleras del subterráneo ya sabés, no quedan dudas, que estás muerto. Cuando viajás en colectivo todavía te hacés la ilusión del paisaje, te parece que podés ir mirando por la ventanilla, te parece que las cosas se mueven. Es mentira, porque la ciudad fue arrasada hace ya demasiado tiempo, por fuerzas muy superiores a tu comprensión y raciocinio, por fuerzas que están muy por encima de tus capacidades. Pero no es el tema.
Estoy en la parada del colectivo. De la línea 92. Tengo que ir a alguna parte, qué importancia puede tener, siempre tengo que ir a alguna parte, como todo el mundo. El 92 es el colectivo que tengo que tomar, esta vez.
En la parada del colectivo, delante de mí, hay una madre, con cara de madre, con su hijo. El hijo debe tener siete años o nueve y unos impetuosos rulos castaños como tirabuzones que le chorrean hasta la nuca. Están de la mano, la madre y el hijo. Al hijo le quedan un poco largos los pantalones, que se arremolinan a la altura de los tobillos. El chico tiene algo de moco pegoteado alrededor de su naricita de pekinés. La madre no es fea, todavía conserva algo, quizás un treinta y tres por ciento, de lo que debió ser un magnífico culo. Es un poco desgarbada y está cansada, eso sí.
–Te lo resumo –el niño ha levantado la vista, me está hablando a mí–. No sé si quiero más a mi papá o a mi mamá, porque mi papá se dio a la fuga cuando yo tenía tres años, así que no había forma de quererlo, yo era demasiado chico. Cuando lo vea, alguna vez, le preguntaré por qué se rajó. Tampoco sé qué quiero ser cuando sea grande. No me veo trabajando, y no se me ocurre ninguna carrera para estudiar, así que por el momento prefiero ser chico. Estás tratando de acordarte cómo eras vos a mi edad, no vas a poder. Pasaron demasiadas cosas en el medio, se perdió la magia. Pero no es tu culpa, es la escalera mecánica de la vida que después de los treinta va siempre para abajo, quieras o no, no importa cuánto te esfuerces por mantener algún nivel. Querés saber si existe la posibilidad que mi mamá te de el teléfono, para invitarla a cenar. No sé, no creo, está harta de los hombres, de mi papá para acá, todos se quieren pegar una vuelta en calesita, pero después quieren seguir paseando por el parque de diversiones. Todos podemos ser personas interesantes por una hora, hora y media como mucho, ahí nomás se empieza a notar demasiado la mochila de la vida, las huellas del camión que te pasó por encima. Igual a veces se aburre, está resola, preguntale. Yo me llamo Marcos.

17 Comments:

At 8:01 a. m., Blogger Mona Loca said...

La frase de la calesita es lo más cruelmente descriptivo y cierto sobre la relaciones humanas que he leído en mucho tiempo.

Beso.

 
At 10:51 a. m., Blogger Samain said...

La escalera mecánica de mi vida no está funcionando muy bien, empezó a bajar a los 23 =/

Me gustó su publicación, como si alguien me agarrase de los hombros y me sacudiera al grito de "despertate, tenés que ir a trabajar"

 
At 11:28 a. m., Blogger Jazmin said...

Sep. Es así.
En todos los gráficos, el punto que me representa está en la línea que desciende.

Igualmente, cuando estoy más alcalina que ácida, me da placer recordar perfectamente a aquella niña de 2 años y medio, que no iba al Jardín si no la dejaban llevar esa capelina gigante con flores de plástico.

 
At 12:05 p. m., Blogger Dolores said...

La frase de la calesita fue un sopapo directo a aquellos pasados años míos como SOLA.
Impresionante pedazo de escrito, es al pedo, usted no acostumbra a andarse con chiquitas.
Yo siempre aplaudo, clap clap clap.

 
At 4:16 p. m., Blogger Yoni Bigud said...

Después de los treinta, la escalera mecánica de la vida lo lleva a uno en dirección al subte. Donde todos están muertos. Donde todos estamos muertos. Todas las caras se parecen. Todos los culos son un porcentaje ínfimo de su esplendor. Ahí es donde se le quitan a uno las ganas de andar haciendo preguntas inconducentes.

Un saludo.

 
At 5:04 p. m., Blogger Lara said...

Jajajaja! Si mi hijo fuese un poco mas grande diría algo parecido... lo que va a tener que entender es que es la madre la que no quiere seguir en la calesita...da un par de vueltas y se cansa, porque a ella le gusta el parque de diversiones, eso si, lo que es verdad, a veces se aburre. Un saludo.

 
At 11:50 p. m., Blogger Caia said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 12:47 p. m., Blogger La cantante de Plant said...

Y yo que transitaba los veintitantos sin preocuparme demasiado por los que venga después de los treinta; usted y el Sr. Bigud me acaban de amargar el día.
Y es muy cierto eso que dice de que cualquiera es interesante por un par de horas, hasta fascinante por algunos minutos. Luego, ya se sabe, de cerca nadie es tan encantador ¿no?

Brillante lo suyo.

 
At 8:28 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mona loca! parece ser que las relaciones humanas no se usan más, las relaciones humanas pasaron de moda, como los pantalones ‘pata de elefante’. un beso para usted.

*samain! si estas palabras sirvieron para que yo le tocara un hombro, bueno, entonces no me debe nada. ahí va mi bonus track: despertate, samain! despertate porque se te enfría el café con leche! despertate, mirá que si no te doy un ojotazo en esa fabulosa espalda!

*jazmin! hay un momento donde uno se fastidia mucho, siente que está en una meseta de su vida y esa sensación resulta angustiosa, desesperante de a ratos. después uno descubre que el plano se ha puesto inclinado, que las cosas pueden estar mucho peor, que es bueno aprender a conformarse con (casi) nada.

*dolores! yo creo que usted me aplaude para que no me sienta tan pero tan solo. cortesía, creo que así le dicen.

*yoni bigud! la palabra inconducente, en esta oportunidad, la trajo usted a la mesa. pero todo lo demás ya lo dije yo. no me haga playback, yoni, con lo bien que usted canta. un saludo.

*lara! mis respetos a su hijo. los animales primero, los chicos después, lo he dicho una y mil veces, no tienen la culpa de nada.

*caia! una de las cosas más interesantes que le he visto hacer, en los últimos cinco años.

*la cantante de plant! como dice la biblia: al césar lo que es del césar, y a bigud lo que es de bigud. yoni! ahí le mando a la piba, se la percibe confundida, por qué no angustiada (sin duda una de sus especialidades, doctor bigud).
con respecto a tiempos y distancias, la cosa sería más o menos así: después de unos cuarenta minutos, se te apagan las dicroicas, o, como diría el sabio, poeta y amigo, pedro pablo mostanesa: se te cayeron todos los payasos.

 
At 2:32 p. m., Blogger Caia said...

Hundred: *!!

 
At 9:51 p. m., Blogger La lectora said...

Recién leí el post de la calesita y ahora leo éste donde también hay una, veo que las calesitas son importantes para vos. Interesada en el asunto, busqué la definición en la RAE, y me dijo que significa "tiovivo". Vaya nombre. Ahora entendí muchas cosas.

 
At 1:24 a. m., Blogger Roedor said...

Mmmm... este blog se está poniendo muy down, como la escalera mecánica.

Monotemático, che.

Ya que las mujeres lo desilusionan tanto, John100, con Marcos, ¿qué onda?

 
At 7:18 a. m., Blogger J. Hundred said...

*

*la lectora! en esta de lo más precaria fiesta no tenemos -por ahora- derecho de admisión, y no, tampoco de permanencia. lo que sí hemos tenido que desarrollar, dada la muchas veces tan limitada como impetuosa multitud, es un procedimiento. para odiarme debe usted completar el formulario 528, en letra de imprenta, birome negra. llamo por número, siéntese por ahí.

*roedor! cada uno se divierte como puede. usted, por lo visto, también.

 
At 9:18 a. m., Blogger La lectora said...

tengo que sellar el formulario, hacerlo aprobar, pasar por otras oficinas, autenticar, archivar, buscar certificados y comprobantes, hacer filas, mandar solicitudes por correo, por email y por fax, llamar para pedir turno y quedarme en la línea esperando que me atiendan mientras me ponen la versión electrónica del para elisa?
me estás metiendo en una novela de kafka, hahahaha.
saluditos :)

 
At 3:53 p. m., Blogger HB said...

No hagas eso nunca más.

 
At 4:33 p. m., Anonymous Anónimo said...

Juan 100!!

Te doy un par de consejos: come mas verdura, hace mas deporte, conseguite una novia y comprate un auto!

 
At 5:09 a. m., Anonymous Anónimo said...

QUÉ NEGATIVO SIENDO TAN JOVEN....y LOS QUE ENVÍAN COMENTARIOS TAMBIÉN
CONOZCO Y VIVO MUY ATENTA EN LA VIDA CON MUCHOS AÑOS...DIRIJO UNA ONG. DONDE CONOZCOS VIDAS MAGNÍFICAS DE PERSONAS QUE POR PERDER ATRIBUTOS SIGUEN REINVENTÁNDOSE Y SIENDO FELIZ CADA DÍA---y AUN QUE ME MATE DE RISA CON ESTOS BLOG, DESCUBRO UN FONDO DE NEGRURA INCREÍBLE. qUISIERA APORTAR ALGO DE LUZ, ALGO DE OPTIMISMO. eL HUMOR LES DEBE AYUDAR. PERO LO PRECIENTO NEGRO....

 

Publicar un comentario

<< Home