9.7.08

No pienso decirlo

La mujer me dice, con tristeza, con énfasis, años después, lo malo, lo perjudicial que fui en su vida. El tremendo obstáculo que fui, según me informa, le impidió realizarse como persona, como mujer, como profesional, como artista, no recuerdo exactamente el orden.
El imponderable, la espantosa tragedia de encontrarse conmigo, la desvió para siempre de su exquisito potencial, la privó, como quien le arrebata a un oso un tarro de miel, de un hermoso futuro repleto de multicolores posibilidades.
Todo aquello que hubiera podido ser, todo aquello que la hubiera hecho feliz, se perdió para siempre en el inasible magma del antes, mientras que a ella sólo le fue permitido despertarse, cada día, en el forever gris después.
Por un momento, por lo que dura un momento, por ese intersticio, por esa ranura de tiempo equivalente a chasquear los dedos, parece que va a llorar, pero no llora. Es una congoja muy honda que se esfuerza en asomar su diminuta cabeza de animal, pero ella logra recomponerse, presionar la tapa de mimbre de la canasta de sus frustraciones.
–Ya está –dice–. Ya pasó.
Y yo siento el deseo, la pulsión física, hecha de una sustancia volitiva pura, como eyacular, como estornudar, como salir al balcón y ver llover, de decirle que cuando yo la conocí ella ya había fracasado en todos los rubros del horóscopo, que su tristeza era de antes, que yo fui un regalo, una vuelta, la última tal vez, quién sabe, en una calesita que apagó las luces de colores y arrancó el volante del autito y partió los caballos de madera con un hacha de mango corto y vendió la sortija y es la vida la reputa madre qué le vas a hacer.
Pero no dije nada. Le acaricié el cabello con la yema del dedo índice de mi mano izquierda, como quien toca un material demasiado frágil para este mundo. Le acaricié el cabello, y terminé el café.

4 Comments:

At 11:08 p. m., Anonymous Anónimo said...

si, es parte de la vida.. algunos seres son (somos?) demasiado frágiles para este mundo, y no hay motivo para eso.. sólo pasa. Es duro ser "no querible". Saludo.
P.S. nadie me acarició el pelo, al menos ella tuvo ese gesto suyo a su favor.

 
At 11:09 p. m., Blogger La condesa sangrienta said...

La mujer, en realidad, no fracasó en todos los rubros del horóscopo sino que los malinterpretó. Donde decía "los astros te sonríen" debiera haber leído "los astros se te cagan de risa".
Y cuando ud. terminó el café, ella...¿seguía con la lágrima?

 
At 9:02 a. m., Blogger J. Hundred said...

*no sea pajarona, anónima. usted está con un bache anímico, eso es todo. puede ser porque le salió una verruga peluda en la frente, puede ser porque quiso hacer una torta un domingo de lluvia y el bizcochuelo no levantó ni un milímetro, puede ser que su mejor amiga se casó y tuvo 33 hijos, puede ser por cumplir años y que su novio de la primaria no la llamó para saludarla. no pasa nada, yo tengo el antídoto. la invito a cenar, vayamos a un restaurante, tomemos un buen vino, charlemos, es una noche fantástica.
ahora sí, ahora puede rechazarme con energía, o recháceme de manera displicente, dígame (o ni me lo diga, basta con que lo piense) ‘ni loca voy a perder media hora con un imbécil como vos’, dígame ‘yo soy una mina muy ocupada, gil, yo estoy para más’. lo importante es que al rechazarme un par de veces va a ver cómo en seguida se recupera, rechazarme la va a hacer sentir mejor de inmediato.

*condesa! conmigo la cosa funciona así. el amor dura poquito, es un estornudo de magia, quizás por aquello de que lo intenso, por una ley poéticamente física, debe ser breve. soy lo mejor que te pasó en la vida, y lo mejor que te va a pasar, pero te cuesta entenderlo, saliste con cada salame, tu background es de una pelotudez fenomenal, no se te puede culpar, estoy fuera del vademécum, tu último novio te llevaba a ver turismo carretera, tenía un póster de gastón mazzacane pegado en el cuarto, no tenés cómo comparar. sin embargo lo que queda, el odio, es como arrojar una pila sulfatada al mar, dura y dura, no se disuelve más. grandecito ya, sabio porqué no, debo admitir que no es correcto echarle la culpa a nadie, hay que hacer introspección, ahí está la verdad de la milanga. yo creo que soy un sujeto mucho más interesante para odiar que para amar, cosa rara. ¿qué me preguntó? ah, cuando terminé el café ella me seguía odiando, me odiaba de una manera colosal.

 
At 1:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ja! lo de pajarona me mató! los baches anímicos no tienen un motivo en particular, solo aparecen... como los de las calles de bs.as. El tiempo no se pierde, dele, vamos pero paga usted. Yo elijo lugar, comida y vino. El rechazo.. más que de rechazar soy de aburrirme muy pronto, así que después de un rato me dedicaré a saborear un buen vino y fingir que escucho, eso hará que usted se aburra y el rechazo no hará falta. Saludo pegajoso. Día raro hoy.

 

Publicar un comentario

<< Home