30.8.13

El otro chakra


         Habíamos ido a ver al gurú. Estaba todo el mundo, desde hacía unos años, con eso de respirar. Alguien se había dado cuenta que en el occidente capitalista civilizado se vivía para el reculo, la gente estaba angustiada, triste, trastornada en general. Alguien había dicho que la solución estaba en respirar, en volver a respirar. Las actividades espirituales, como cualquier otra, están sujetas a las modas. En el fondo es siempre lo mismo, el repackageo de cosas descubiertas o inventadas hace más de tres mil años. Todos necesitamos creer en algo, no damos más.
         El asunto es que fuimos a ver al gurú, porque el gurú venía de visita a la Argentina y daba una serie de charlas en La Rural. Me invitó mi amiga Belén, que había hecho el curso y decía que el curso le había cambiado la vida. Antes del curso, con Belén, cogíamos una vez por semana. Después de hacer el curso, Belén no había querido coger más conmigo. Así que supongo que el curso me había cambiado la vida a mí también.
         Belén tenía entradas y me invitó. Fuimos el viernes a las nueve de la mañana. Calculo que debía haber como siete mil personas, una cosa descomunal.
         Entró, el gurú, parecía un Cristo chiquitito, un Cristo tamaño small, la gente aplaudía a rabiar. Habló, dijo un par de incoherencias, con una vocecita similar al graznido de un ave. Dijo que somos puntitos de conciencia y que Dios es amor. Después dijo algo sobre tomar menos Coca Cola y no comer carne. Dijo que si comés carne te entra al cuerpo la tristeza que tuvo el animal antes de morir. Después pasaron un video donde había gente respirando, haciendo los ejercicios de respiración en una prisión en Sri Lanka. Los presos, entrevistados después del curso, decían que se habían vuelto buenos. Que no tenían ganas de violar, ni de drogarse. No, tampoco tenían ganas de volver a matar, ni de trabajar.
         Había buena energía. La gente se miraba y se sonreía sin motivo. Yo recordaba haber ido, hacía muchos años, a un recital de Attaque 77, y la gente no había resultado ni la mitad de amable. Alguien había tirado en esa oportunidad un botellazo, alguien, mientras saltábamos y cantábamos alguna absurda canción, me había querido robar la billetera.
         Para terminar, dijo la presentadora, mientras el gurú miraba hacia los costados como si tuviera ganas de salir corriendo, como si estuviera apurado por irse a defecar. Para terminar, dijo la presentadora, el gurú, traductor mediante, iba a contestar algunas pocas preguntas. Era tradición en la India, que el gurú accediera a contestar a quienes lo visitaran sobre los temas más diversos. En eso consistía un ‘Satsang’.
         El asunto es que se me había dormido un pie, por estar sentado con las piernas cruzadas, no había sillas ni nada que se le parezca, y justo me paré. Para estirar las piernas, me puse de pie, y entonces se me acercó una chica y me pasó un micrófono.
         Raro, se sorprendieron todos, porque había discípulos sentados en las primeras filas, y ya debía estar más o menos arreglado quiénes iban a preguntar. Incluso debían estar arregladas las preguntas, los temas sobre los cuales el gurú, para beneficio de la mayoría, deseaba explayarse, contestar.
         Pero me paré y no sé por qué la piba, que estaba yendo hacia delante, se detuvo y me pasó el micrófono. La traductora no tuvo más remedio que asentir, y aguardar mi pregunta.
         –Quiero saber si el swami puede hablarnos del chakra oculto –dije. Se hizo un silencio, la gente se dio vuelta para mirarme. La traductora tradujo, el gurú me observó con cierta inquietud.
         –Hay un chakra –proseguí–, un chakra que no está en la coronilla ni en el plexo solar. Un chakra del cual poco se sabe, porque no se lo menciona en los libros. Se ubica en un muslo, puede ser el izquierdo o el derecho, en el lateral externo del muslo. Empieza a manifestarse como una picazón apenas, una sensación, un ronroneo. Arranca como un punto pero crece, va creciendo, se manifiesta. Y pasa a ser cuadrado, el chakra, de hasta diez centímetros de lado, aunque por lo general es rectangular.
         Se escucharon algunas toses. La traductora traducía, el gurú escuchaba con su máxima atención.
         –Es un chakra que una vez detectado –dije–, rige la totalidad de nuestro ser, guía nuestro camino. Es el chakra que nos lleva a la iluminación, otorga sentido a nuestras precarias existencias. Amor, paz.
         –Es el chakra del bolsillo, de la guita –dije–. Si no tenés guita, qué carajo importa cómo respirás.

9 Comments:

At 2:08 p. m., Blogger Viejex said...

En el fondo es siempre lo mismo, el repackageo de cosas descubiertas o inventadas hace más de tres mil años. Todos necesitamos creer en algo, no damos más.

Últimamente es de nuevo una moda el uso de extranjerismos. Nada nuevo, usted lo dijo, yo recuerdo que antes de la guerra de Malvinas también se usaban muchas palabras inglesas en detrimento de las nuestras "porque sonaban mejor". Luego nos agarró una pasión por lo nacional tal que vimos como uno que desde los 60 se conocía como Johnny Tedesco pasaba a presentarse como el más prosaico y autóctono Juan Tedesco y muchos ejemplos más que no traigo a colación para no aburrir. Ahora seguramente aquel Juan, si vive, volvió a ser Johnny, por este asunto de las modas.

Pero en este caso el uso de "repackageo" es inapelable. No creo que pueda decirlo de una manera más directa, además de la connotación marketinera (Ahí tenemos otro!) que tiene la manera que usted empleó en el texto.

En fin, Hundred, otro gran artículo. Me río imaginando la cara del gurú y todos los discípulos al escuchar su blasfemia, y no es poco, créame. Lo agradezco mucho. Todos necesitamos creer en algo, y si no lo logramos, reírnos un rato es un gran alivio.

 
At 9:47 p. m., Blogger nele said...

jaja, había que rematar con algo tanto fenshuí.
creo que la experiencia más des erotizante debe ser la de que alguien a quien te cojes te invite a ver a sri sri shankar, o como se diga, si es que la envoqué.
bueno, por lo menos...se llama como yo (?) pero qué pasa con tus chichis que nunca más te llaman?
pa pensar

 
At 7:51 a. m., Blogger J. Hundred said...

*viejex! mientras miro las nuevas olas, yo ya soy parte del mar, cantaba el señor carlos alberto garcía moreno. hace algún tiempo, cuando comencé a escribir en este precario espacio por ejemplo, creía yo tener un destino de gloria en la literatura argentina. ahora, si alguien me dice que lo hice reír, que pasó quizás dos o tres minutos agradables, me parece casi un excesivo premio. ajuste de expectativas, creo que así le dicen, ingrediente nada menor para la vida. lo saludo.

*nele! usted hace una pregunta, ofensiva por cierto, insolente desde ya, permítame acercarle una respuesta. las chicas que cogen conmigo lo hacen con similar actitud a las chicas que eligen salvar a los delfines, o enrolarse en médicos sin fronteras para concurrir a tan exóticos como africanos destinos. quiero decir, lo hacen con una indomitable vocación de servicio, poniendo su egoísta empeño en lograr un mundo mejor, con ganas de sentirse útiles disfrazadas de ganas de ayudar. al poco tiempo se decepcionan, es natural. la saludo con interés.

 
At 4:05 p. m., Blogger nele said...

qué temprana tu respuesta, bloggeando cuando canta el gallo. claro debe haber tanto puto suelto que dicen epa! aca hay un macho. hay que aprovecharlo y seguir con la especie.
altas mártires
llllllllle saludo con másh interesh

 
At 10:25 p. m., Blogger Dany said...

Uno los ve.....esos rostros estudiados de paz...esos cuerpecitos luminosos.......esas miradas compasivas ..y esas cuentas bancarias abultadas.
Un gran abrazo J. !

 
At 7:59 a. m., Blogger J. Hundred said...

*nele! pasa mucho, suele suceder, las chicas vienen aquí y se quedan en lo superficial. ven en mí sólo una cara bonita, una descomunal garompa con rueditas, una suerte de dínamo del sexo, un ciclópeo surtidor, una fantástica fuente. no prestan atención, no alcanzan a ver, subyugadas por la, quizás repito, descomunal garompa que porto, que forma parte constitutiva de mi ser, y que entonces, por decirlo de algún modo, me acompaña. no alcanzan a ver, entonces, decía, que detrás de la garompa hay un hombre que sufre, que llora, con sus pasiones, sus anhelos. le mando un beso en la frente.

*dany! lo he dicho alguna vez: somos seres de luz. de guita y luz. un abrazo para usted.

 
At 6:50 p. m., Blogger nele said...

JAJAJAJA

 
At 1:45 a. m., Blogger Mr. Kint said...

"Les hablé con el chakra anahata y me contestaron con el biyuya" fue la frase que nos dejó para la posteridad aquel swami de la economía.
Mucho antes el generalísimo Rimponché ya había dicho que era la víscera más sensible. En fin, ya me ve, aquí repackageando también.

Ah, me parece que un lugar no tan lejano, en el oriente (capitalista por supuesto), también se vive pa la mierda.
Un abrazo

 
At 8:20 a. m., Blogger J. Hundred said...

*nele!

*mr. kint! es cierto, la gente la está pasando, por lo general, para la mierda, en cualquier parte del mundo. habría que tratar de reformular, entonces, el significado del turismo. quizás no sea más que un intento de confirmación. lo saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home