30.12.12

Ayudín



         Cuando llega fin de año, cuando llegan las fiestas, hago alguna de las cosas que te cuento. Hago lo siguiente.
         Voy a un hospital, por ejemplo, a cualquier hospital. Puede ser en Navidad, puede ser en año nuevo. Voy a la sala de terapia intensiva. Llevo dos o tres botellas de champán de calidad media que puse previamente a enfriar, y vasitos de plástico. Llevo unas masitas o un pan dulce, algo para comer. Si logro entrar brindo con los enfermos, si me descubren y me piden que me retire, entonces brindo en la sala de espera, con los familiares. Abrazo a alguien, toco una mano. Los escucho, les transmito alguna palabra de aliento.
         Puedo también, perfectamente, bajar a las once y algo de la noche del 24, o del 31, a un parque. Llevo lo mismo que comenté, y me acerco a un grupo de vagabundos, de mendigos. Muestro la mercadería que tengo para compartir, y enseguida veo cómo se suavizan las facciones. Me hacen un lugar, alguien eructa, se oye un rasposo gargajeo, una carcajada, alguien lanza una furibunda escupida.
         Pero no, de ninguna manera, no hay una pizca de bondad en  mí, ni compasión, no siento nada de nada, no te confundas.
         Lo que necesito es estar con gente que esté tan hecha mierda como yo. Confirmar, de algún modo, que Dios no se ha ensañado. En particular, conmigo.

8 Comments:

At 9:52 a. m., Anonymous Anónimo said...

hay que ser agradecido. Siempre hay algo peor. Saluti!

 
At 1:30 a. m., Blogger Bee Borjas said...

Cuando terminé de leer su post recordé una idea (Bueh, idea o deseo) que hace unos años se anidó en mi mente. En caso de que Dios exista y por ende tener la chance de encontrármelo (tampoco lo veo muy factible) me gustaría hacerle unas cuantas preguntitas...
Texto contundente el suyo.
Le dejo un saludo, Juan!

 
At 7:42 a. m., Blogger J. Hundred said...

*anónimo! que nos vaya bien a todos.

*bee borjas! si me encontrara con Dios, le preguntaría si las vidas de las personas no son mucho más que cámaras ocultas. si después las ven con sus amigos y se ríen. la saludo con mesura.

 
At 11:00 p. m., Blogger Bob Harris said...

Lo que pasa es que esta la fantasía de que dios es bueno, ademas de la fantasía de que dios existe, de ser asi... pregunta 1: en que se basan los que cree que es bueno?.
pregunta 2: por que debería serlo?.
En esto de atribuirle características humanas a dios me acuerdo de Mafalda creando un hombrecito de plastílina y luego aplastándolo

 
At 7:55 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris! el hecho de creer, de creer en Dios, trae de la mano la posibilidad de creer en un Dios con características / atributos de las / los que uno carece. qué sentido tendría creer en un Dios como yo, o peor, muchísimo peor aún, como usted.

 
At 2:45 p. m., Blogger Bob Harris said...

si si, las posibilidades, pensar creerlas,a veces está bueno eso, aunque... la de un dios como yo? mejor no.
Abrazos

 
At 3:40 p. m., Blogger Mr. Kint said...

Está muy bien, Juan. Podría hacerlo en cualquier momento del año, todavía me queda la duda de por qué lo hace durante la época de fiestas.
Generalmente en ese período del año la gente acentúa sus más oscuras características, al ansioso se pone más ansioso que de costumbre, el que está totalmente vacío de espíritu revienta la tarjeta de crédito y el que es boludo rompe record de pelotudés a partir de mediados de diciembre. El que está hecho mierda no sé si se empeora o es que baja la guardia pero se lo ve venir de lejos como cargando un costal de frustraciones.
Saludos y un abrazo

 
At 7:54 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris!

*mr. kint! lo he dicho alguna vez: la gente no cambia, la gente se acentúa. he visto en alguna que otra oportunidad, lo admito, mejorar a alguien. pero la gente que empeora, en todos los rubros del horóscopo, es abrumadora mayoría. los boludos son legión. lo saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home