15.4.12

Damusnostra

Dentro de cinco o diez años vas a ver que el colesterol no existe. O nunca existió, era todo mentira. La gente se moría, claro que la gente se moría. La gente se va a seguir muriendo, la gente se murió siempre. De pena, del susto, de una curiosa y particular combinación de pena y susto. El corazón se para, o explota, o se echa como un exhausto perro harto de deambular por una para siempre indiferente ciudad, sin sentido. El colesterol era para vender yogures y semillas, para que los nutricionistas veraneen de una buena vez en Buzios, para llenar con algo los noticieros.
Dentro de cinco o diez años vas a ver que los teléfonos celulares te hacían moco. No, flaco, qué cáncer, el cáncer pasó de moda. Vas a ver que las antenitas de los teléfonos celulares son un sofisticado mecanismo para absorberte todo el esperma, el esperma del sujeto portador del teléfono se evapora y se transporta a través de la antenita del teléfono a la casa central, donde es condensado. Las compañías telefónicas no son compañías telefónicas. La misión de las compañías telefónicas consiste en ser reservorios de esperma para cuando lleguen los marcianos. Bueno, las marcianas. Ah, sí, si sos mujer, la misma antenita te seca la chucha, te queda la vagina más seca que una baldosa de porcelanato. No te mojás más.
Dentro de cinco o diez años, vas a ver, van a explicar por televisión que todo aquel que haya corrido alguna vez más de tres kilómetros de un saque, tiene entre el dos y el cinco por ciento de la capacidad neuronal de un humano normal. Se te derrite el bocho, las neuronas se te van a las rodillas, por eso te duelen (las rodillas). Van a mostrar con rigurosa documentación que los sujetos que corren tienen la masa encefálica del tamaño de una aceituna, un tamaño igual, casi igual de quienes hayan jugado a la Playstation más de cinco minutos en su vida. Los sujetos que cumplan con ambos requisitos, los que hayan corrido más de tres kilómetros alguna vez, y hayan jugado con la Playstation más de cinco minutos, serán convocados para ocupar los más importantes cargos gubernamentales. El mundo precisa absolutos imbéciles en las más altas esferas del poder, gente que bajo ningún concepto piense ni intente pensar. De lo contrario, la tierra estallaría en mil pedazos.
Dentro de cinco o diez años, vas a ver, a la gente le va a encantar lo que escribo.

14 Comments:

At 1:23 p. m., Blogger Dany said...

Yo corro ahora, mi cerebro es una aceituna ahora, lo que escribís me gusta ahora y los imbéciles gobiernan ahora en el mundo. Las predicciones se adelantaron. Me queda duda con la del semen. Un abrazo!

 
At 7:39 p. m., Blogger Rob K said...

Dentro de ocho o diez años... Don Julio seguirá en la AFA.

Saludos, John.

 
At 10:58 p. m., Anonymous Angel said...

El mundo es ciertamente incierto.

Pero venga hombre digame que por lo menos nos queda algo bueno por ver!

Dejando eso de lado, sabias sus palabras.

 
At 12:14 p. m., Blogger So said...

A mí me encanta ahora, para qué esperar 5 o 10 años.

 
At 12:27 p. m., Blogger Jorge said...

Es por eso que las estadísticas (truchas) de autismo crecen exponencialmente, o sea autistas los que mandan y los que los votan más autistas...

 
At 5:25 p. m., Anonymous Anónimo said...

Jorge, sería conveniente no utilizar la palabra autista en lugar de boludo. Espero no necesitar explicarle la diferencia.

 
At 7:17 a. m., Blogger J. Hundred said...

*dany! de su comentario, llama mi atención que tal vez, las palabras ‘duda’ y ‘semen’ no deban ir juntas en una misma oración. 1abrazo.

*rob k! que nos vaya bien a todos.

*angel! entonces le digo: quedan muchas cosas buenas para ver.

*so! no confundamos vértigo con velocidad, dijo alguna vez el señor césar luis menotti. es muy probable que la frase, lo que dijo, no tenga nada que ver con lo que dice usted. pero de algún modo esa frase vino a mi mente, tampoco le podía responder ‘celebro su urgencia, vayamos a coger’.

*jorge! respecto a los políticos y sus votantes quizás se aplica aquello que sucede con el arte. muchas veces uno no sabe si el artista tiene el público que se merece, si el público tiene el artista que se merece, o si el público y el artista son, bueno, como casi todo el mundo, parte de una misma dificultad, apenas lo que pueden ser.

*anónimo!

 
At 12:50 p. m., Blogger A.Torrante said...

Yo sé que las comparaciones pueden ser odiosas, por eso me disculpo de entrada, pero al leer tu entrada no pude evitar recordar Fahrenheit 451 o 1984. Agradezco nuevamente tener acceso a internet.

 
At 5:49 p. m., Blogger gen71 said...

Hoy la gente suele morir de boluda, entre otras causas naturales...

Salud y pesetas.

 
At 7:40 a. m., Blogger J. Hundred said...

*a. torrante! pero no, animal del bosque, qué dice. yo no califico ni para ponerme pomada arola en un lateral de mi (más que prominente) nariz, y lustrarle, justamente los zapatos, a bradbury, con la nariz. aquel cuento del hombre que pasea por la playa, y se encuentra a picasso haciendo un dibujo en la arena, y el hombre corre a su casa a buscar una cámara de fotos, y cuando vuelve, al dibujo se lo comió la marea. pero por favor, la puta madre.

*gen71! a diferencia quizás de ciertas garantías que se aplican en lo que se ha dado en llamar el ‘ámbito legal’, en el día a día, en la realidad, la gente es reboluda hasta que demuestre lo contrario. y una maja con buenas tetas.

 
At 12:03 a. m., Blogger Mr. Kint said...

Quién hubiese dicho que este hatajo de inservibles que merodeamos por aquí (ya sea comentando y recibiendo alternativamente sus caricias o sus sopapos, o los más silencios -los mejores- que tan sólo pasan a leerlo) podríamos ser considerados, en cinco o diez años, unos adelantados.
Saludos y abrazo.

PD: Como trabajo en una compañía telefónica podría invitarlo a nadar en nuestra pequeña pileta de esperma pero, ejem, bue, por lo pronto le digo que no avive giles.

 
At 7:30 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mr. kint! alguna vez le comenté a una señorita, que yo de niño, a los once años, estaba destrozado anímicamente por haber descubierto que no, que de ninguna manera tendría flequillo. mi frente era el doble de alto que la de mis compañeritos de la primaria. la situación me resultaba de lo más angustiante. ‘y claro’, le dije a la afortunada de turno, ‘yo no sabía que era un genio. me enteré después’. usted ya sabe la progresión de la historia, no es preciso hacer un pormenorizado seguimiento. la chica, al poco tiempo, comenzó a salir con uno de esos peludos que se atan el pelo para jugar a la pelota. un saludo para usted.

 
At 7:38 a. m., Blogger A.Torrante said...

Su humildad y capacidad metafórica abruma.

 
At 11:45 a. m., Blogger Oscar Cabrera Hurtado said...

Definitivamente pasaré de nuevo por el subte.

 

Publicar un comentario

<< Home