7.1.10

Porque lo soñé anoche

Estoy en el aeropuerto, esperando. Esperando para subir a un avión, un avión que sale en cuarenta minutos.
La dificultad, lo que me incomoda, es que sé que el avión se va a caer. Alguien podría preguntarme, es perfectamente lógico y natural, cómo lo sé. Simplemente lo sé, nada, eso, lo soñé anoche. Vi el número del vuelo pintado en el fuselaje del avión, vi las caras de los demás pasajeros, presos del último estupor, cuando resultaba ya evidente que el avión se caía.
¿Por qué se caía? ¿Por qué se va a caer el avión? Ah, no importa, algún desperfecto mecánico, le han puesto alas de durlock, metieron una pata de pollo en el caño de escape, esto es Argentina.
El punto está en que sé que el avión se va a caer, pero no puedo avisarle a nadie. ¿Qué hago? ¿Me acerco al mostrador y pido que suspendan el vuelo, porque soñé que el avión se caía? No va, no camina. Van a llamar a la policía, si es que insisto, y me voy a pasar la tarde contestando preguntas que no tienen respuesta.
También puedo quedarme sentado, acá, en el bar del aeropuerto, no subir al avión, pedirme una hamburguesa con tomate y una cerveza, esperar. Y salvarme. No estar en el avión, en el avión que se cae.
Pero con la suerte que tengo, como vengo últimamente, puede que el avión no se caiga, y entonces, mientras espero el próximo vuelo, me voy a sentir un monumental repelotudo. No pego una.

6 Comments:

At 10:02 a. m., Blogger Nefertiti said...

"Destino final" que le dicen.... Igual, si le llegó su momento, el piano le va a caer en la cabeza en algún momento, no se vaya a creer que por no subirse al avión se va a salvar.

 
At 11:23 a. m., Blogger LeO said...

Que situación tan incómoda...
No solo porque las hamburguesas en los aeropuertas tienen precios prohibitivos, sino que si cae el avión mientras Ud. come seguramente le va a caer como el culo.

Le recomiendo irse a otro lado a comerse la hamburguesa. Preferentemente fuera de la ruta del avión, claro.

 
At 2:27 p. m., Blogger Dolores said...

Lo bueno de los desastres aéreos es que te morís. Esto es, ni momo, ni vegetal, muerto.

Es el consuelo que tengo cada vez que me subo a un avión.

 
At 1:10 p. m., Blogger sergio said...

Y encima que deja pasar un avión, que no va a explotar, la hamburguesa le cae mal y todo el viaje se la pasa enfermo.
Necesita una pata de conejo urgente.

 
At 5:05 p. m., Blogger Roedor said...

Zemeckis, Michael J. Fox y unos cuantos más se llenaron de oro en su momento dándole una vueltita de tuerca al eje conceptual de esa historia...

 
At 8:11 a. m., Blogger J. Hundred said...

*nefertiti!.

*leO! la hamburguesa te puede caer mal. y, como dijo el sabio, no existe un ránking de tragedias.

*dolores! cuando viajo en avión, en el momento que entro al avión, pienso ‘qué macana, el avión se va a caer, me voy a morir rodeado de todos estos pelotudos’, y no tengo consuelo.

*sergio! y si puede ser, la pata de conejo que venga con guarnición de papas a la provenzal.

*roedor! claro que sí, yo también vi la película. la escena donde michael fox le dice a leticia brédice ‘pucha que vale la pena estar vivo’.

 

Publicar un comentario

<< Home