19.11.09

Hay que andar con cuidado

Estábamos por entrar al restaurante y ella retrocedió un poco, algo asustada.
–No puedo entrar a una parrilla. Yo soy vegetariana –me dijo.
Entonces le dije que no había problemas, que siguiéramos caminando. Conocía una pizzería que quedaba a unas pocas cuadras.
–La pizza tiene queso –me dijo con acritud–. No sé si me entendiste bien, yo soy vegana. –Al parecer los veganos rechazan no sólo la carne, sino también cualquier derivado animal, la leche, el queso. La pizza tiene, entre sus elementos constitutivos, como parte intrínseca de su genoma, entre sus protones, queso.
–Bueno –dije–, no pasa nada. Vayamos a tomar una cerveza, tampoco estoy muerto de hambre.
–De ninguna manera –me dijo, porque estaba fervientemente en contra del alcohol, el alcohol aturde los sentidos, embota el cerebro, petrifica el hígado. El alcohol mata, para resumir.
Quise prender un cigarrillo mientras pensaba, porque en verdad no se me ocurría nada.
–Ni se te ocurra fumar –fabricó un improvisado barbijo con sus manos, retrajo el cuello intentando que su cabeza desapareciera entre sus hombros–. El humo es cancerígeno.
Seguimos caminando.
–Podemos ir a coger, si querés –sonrió–. Vos me gustás.
Pero yo me negué casi de inmediato. Porque mi pito era una suerte de perro callejero, una hiena, un animal famélico y salvaje. Sería como pedirle que ingresara en el cajoncito de una joyería, en la probeta de un laboratorio, jamás se sentiría cómodo en un lugar tan aséptico.

15 Comments:

At 10:03 a. m., Blogger La condesa sangrienta said...

¿No era que rechazaba la carne?
Todo fundamentalista tiene su talón de Aquiles, vió?
(Si sos vegetariana, bancátela nena. Con una hoja de lechuga y un consolador te alcanza).

 
At 1:36 p. m., Blogger Viejex said...

Condesa: Lamento sonar tan plomo, pero lo que rechazan los veganos es consumir productos que se obtengan como consecuencia del maltrato a animales.

 
At 3:23 p. m., Blogger La condesa sangrienta said...

Viejex, no me haga caer en groseras obviedades, pero... ¿qué sufrimiento padece la vaca cuando le extraen la materia prima con la que se elaborarán los subproductos que la señorita rechaza?
Pues lo mismo con Juan, nuestro animalito preferido.

 
At 12:19 a. m., Blogger Lara said...

Lo que no llego a entender es cómo llegaron al momento de ir a cenar juntos.No solo es imposible coger con tanta asepsia... una conversacion en esas condiciones ya es para salir corriendo!

 
At 12:23 a. m., Blogger Yoni Bigud said...

Viejex, Condesa: Los veganos son unos pelotudos. No valen el contrapunto.

Hundred: A veces su lucidez me preocupa. Le tengo miedo.

Un saludo.

 
At 11:15 a. m., Blogger Penelope said...

¡¡¡Buenísimo!!! Hay cosas que sí y cosas que no. Entiendo la vegetarianeidad de una persona, si es mujer creo que es hasta delicado, ahora, no comer lacteos es insano. Hace bien en no cojérsela, de no comer calcio debe tener los huesos finitos como escarbadientes, se le hubieran partido al más mínimo contacto.
Un beso!!

 
At 8:18 p. m., Anonymous Anónimo said...

está bien Hundred, haga lo que quiera, o lo que pueda.
Igual, para mi es más simple. Si me gusta me la cojo y chau, más pizza para mi.

 
At 8:19 p. m., Anonymous Anónimo said...

Viejex: no hinche más las pelotas.

 
At 8:25 a. m., Blogger J. Hundred said...

*condesa! un consolador envuelto en una hoja de lechuga, entonces, para todas esas chicas que van buscando y rebuscando el menú ‘light’ de la vida.

*

*

*lara! he ido a cenar con señoritas que por sus atributos psicofísicos no merecían ni un poco de gaseosa sin gas (tibia, y en vasito de plástico). se podría decir, sin excesivas dificultades de orden semántico, que soy un cartonero del amor. puede usted leer el post donde obra la canción, de mi exquisita autoría, que así se titula.

*yoni bigud! no se preocupe, ya me apago. un saludo.

*penelope! pareciera un comportamiento muy femenino el pasarse un largo rato repasando las etiquetas de los productos, para ver si tienen calcio, porqué no potasio. yo suelo mirar, muy a la pasada, por encima de las cejas de la afortunada en cuestión, para ver si tiene alguito de fósforo.

*

*

 
At 1:51 p. m., Blogger Viejex said...

Anonimo: Ni en pedo. Romper las pelotas esta en mi naturaleza. Hágame la caridad, firme sus comentarios asi puedo mandarlo a donde se debe, mentecato.

Condesa: Usted es muy graciosa cuando cae en sus groseras obviedades. No le voy a explicar cual es el maltrato. A pesar de su humorada, yo sé que ud sabe cual es.

Yoni: Yo no sería tan duro con ellos. Son idealistas.

 
At 12:48 p. m., Blogger Franco (fvidiella.com) said...

Me paso, me pasó!!!
(bueno, me pasó todo menos la invitación a coger).
Capaz que no le di tiempo, era demasiado aburrida
Tomamos una coca (raro que se la bancó, yo ya esperaba que me dijera que algún contenido de la coca-cola hacía mal) y la dejé en la casa algo así como 35 min después que la pasé a buscar...

 
At 4:46 p. m., Blogger lamaga said...

A mi me pasó al revés...digo, el vega era un tipo. Ahora, el resultado fue igual de frustrante.

 
At 10:03 p. m., Blogger Anahí Flores said...

Hola Juan, conocí tus textos a través de Oblogo, los pocos que leí me gustaron mucho.
En relación a este... soy vegana también y entiendo profundamente a la pobre de tu amiga, que evidentemente no supo comportarse bien, ya que si uno es vegano mejor traer soluciones y no problemas.
Qué quiero decir con esto? Que en prácticamente cualquier lugar (ok, tal vez no en una parilla pero sí en los otros sitios) hay comida apta para veganos.
Por ejemplo... en las pizzerías!
Sabías que la pizza original, en Italia, no tenía queso? El queso era caro, y la pizza (que viene de la palabra "pinsa", del latín, que significa algo así como machacar, porque machacaban la masa hasta dejarla finita) se limitaba a ser: masa, tomate, y con suerte unas hojitas de albahaca o perejil. Un día del mil ochocientos y alguna cosa, la reina de Italia Margarita de Saboya, quiere probar esa comida hasta el momento de pobres, y para hacerla un poco más sofisticada, le agregan queso (el tomate, el queso y las hojas de albahaca formaron los colores de la bandera de Italia). O sea: la pizza pre Margarita, era sin queso! Tu amiga podía pedir cualquier variedad de pizza y explicarle al pizzero que, simplemente, no le agregara queso. Y listo! Todos felices. Saludos. Anahí

 
At 7:20 a. m., Blogger J. Hundred said...

*

*franco! yo diría que una salida de 35 minutos, es casi casi lo que debería durar un noviazgo.

*lamaga! en el caso que usted gentilmente detalla, pareciera que al vega le faltaba algo, no sé, una r.

*anahí flores! usted me ha dado una dura lección. su explicación es elegante y exquisita, aunque no lleve queso.

 
At 11:38 a. m., Blogger Anahí Flores said...

Un gusto conocerte, Juan!
Saludos,
Anahí

www.anahiflores.org

 

Publicar un comentario

<< Home