21.9.08

Buen viaje

Sucede que te perdés en el camino. Sucede que arrancás con una intuición, una certeza de hojaldre en el mejor de los casos, y te perdés en el camino. Y el matrimonio se transforma en una mujer que parece un curioso mecanismo diseñado para quejarse, y el trabajo se transforma en una desesperación espesa como una boa pintada de melaza, y en la playa la gente come milanesas y miran un barrilete y señalan con el dedo, y cuando te ves una cana entendés lo que se ha dado en llamar fatiga de materiales.
Sucede que tenés que saltar y el paracaídas te lo dan abajo.

4 Comments:

At 4:00 p. m., Blogger La condesa sangrienta said...

Sucede, en definitiva, que no hay paracaídas que valga.

 
At 3:55 p. m., Blogger Yoni Bigud said...

Sucede.

 
At 1:47 a. m., Blogger Emeefe said...

Tal vez las milanesas y los barriletes sean lo único que tenga sentido en la vida.

 
At 8:04 a. m., Blogger J. Hundred said...

*condesa! es mi parecer que habitamos un mundo con mucha más baldosa que paracaídas.

*yoni bigud! sucede que uno mira la aguja del sucediómetro y no puede creer lo que marca.

*emeefe! entiendo lo que dice. pero hay algo en cómo sostienen el sánguche, hay algo en la forma de señalar, algo que me pone mal.

 

Publicar un comentario

<< Home