27.5.05

La falta de sentido

Mis vecinos, sin excepción, son seres detestables, atormentados por una confabulación de hechos sin sentido, que se han dado en llamar ‘vidas’. Además, cada tanto, deben afrontar con estoicismo la desgracia de viajar conmigo en ascensor.