14.5.05

Anécdotas egoístas

La mujer se me acercó en la calle y me preguntó si yo tenía hora. Le contesté que sí, que tenía reloj y hora, pero que últimamente no me encontraba a gusto compartiendo nada con nadie.