14.5.05

El que no fracasa es porque no quiere

Se supone que uno de los rasgos distintivos del fracaso, a diferencia del éxito, pongamos por ejemplo el ajedrez, es que nos enseña siempre algo nuevo.
En mi caso particular, lamento decirlo, el fracaso siempre ha confirmado mis expectativas.