28.5.05

La culpa no es mía

Si le resulto a usted, estimado lector, menos inteligente, atractivo y original que en épocas pretéritas, tal fenómeno se debe a mi cotidiana y constante exposición a imbéciles de toda clase. Hecho fortuito, ajeno a mi voluntad, inevitable.