12.6.16

Crux


Me hubiera gustado ser alguien capaz de arreglar algo. Nada más, eso es todo lo que me hubiera gustado ser.
Alguien capaz de arreglar un calefón, por ejemplo, que no da agua caliente, que no anda. Y hacerlo dar agua caliente, hacerlo andar.
Alguien capaz de arreglar un automóvil. Un automóvil al que se le pinchó una rueda en medio de la ruta. Bajarme del automóvil, muy despacio, quizás con una mueca de ínfima contrariedad, apenas. Encender un cigarrillo, dar dos o tres pitadas. Cambiar la rueda, se hace de noche, sacudirme un poco las manos. Y seguir.
Alguien capaz de arreglar el juguete de un niño, un avión o un robot, poner algo en su lugar y ver al niño sonreír otra vez porque el mundo, su mundo, se ha ordenado.
Me hubiera gustado pasar por la tierra arreglando cosas, grandes o pequeñas, importantes o ínfimas, pero arreglar cosas, cualquier cosa, algo.
Y no ser este animal torpe y absurdo que no puede parar de escribir, esta bestia sin alma que lo único que sabe es escribir. Y que de tanto escribir te va arreglando la vida, claro.

7 Comments:

At 6:44 p. m., Blogger El Demiurgo de Hurlingham said...

Me pasa algo parecido. No tengo ninguna de esas habilidades. Que sirven para ganar algo de dinero.
Sé algo de escribir.

 
At 8:04 a. m., Anonymous Anónimo said...

Lo de 'bestia sin alma'... No estoy de acuerdo.
('Soy esa torpe intensidad que es un alma', dijo Borges.)

 
At 8:06 a. m., Blogger J. Hundred said...

*el demiurgo de hurlingham! a mí me pasa, lo mismo que a usted, cantaba el señor ramón ‘palito’ ortega, en una canción quizás algo subestimada.
https://www.youtube.com/watch?v=RVrIjbyO3oc

*anónimo! hermosa la frase de borges, notable su gesto al citarla. esta torpe intensidad que es un alma lo/la saluda y le agradece.

 
At 10:32 p. m., Blogger Bob Harris said...

Yo sé reparar muchas cosas, muchas! Sé hacer cosas con herramientas, sé construir maquinas, fabricas. También se tomar un pedazo de madera y hacer un mueble, pequeño, sin pretensiones, pero bien hecho.
No sé escribir un cuento, ni dibujar un rostro, ni sacar una nota de una guitarra, ni tambor, ni nada, y como me gustaría, que diferente sería todo!!!!
Hay pocas cosas universales, pero seguro la mas universal de todas es que todos queremos lo que no tenemos (y por supuesto, las variaciones de ser y estar)
Siempre muy bueno lo suyo.
Abrazo

 
At 8:06 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris! lleva una vida descubrir, no digo entender, que el anhelado ‘there’, cuando finalmente sucede, cuando se transforma en ‘here’, no sé, ha cambiado de sabor. quizás esa sea una de las más exquisitas bromas de estar vivo. lo abrazo.

 
At 3:46 p. m., Blogger Marina Filoc said...

Yo arreglo cosas, hago sentir a mis novios que no los necesito, eso de las chicas de ahora, me terminan dejando. También escribo, la asistente de mi muso acaba de pedirme que deje de escribir sobre él. Había encontrado mi fórmula para sentarme... y ahora no sé... Mi vida es un flagelo. Usted es muy bueno, agradezco que no sepa arreglar licuadoras.

 
At 8:11 a. m., Blogger J. Hundred said...

*marina filoc! el problema de hacerle sentir a las otras personas, a los demás, que uno no los necesita, es que finalmente uno se da cuenta que no los necesita, y ahí te quiero ver. usted me hizo recordar un ínfimo evento que me sucedió alguna vez. me veía yo con una señorita, una vez por semana, con la sana intención de fornicar. nos encontrábamos, íbamos a cenar algo a cualquier lugar, para luego pasar a la fornienda. el asunto es que yo era algo joven y algo pobre, la señorita era secretaria de un juzgado, en fin. el punto es que tenía automóvil, ella. y en una ocasión, mientras ella manejaba su automóvil, mientras nos dirigíamos a su departamento o al mío, ella se mostró bastante ofuscada que yo no tuviera auto, que me dedicara a fumar o a mirar por la ventana, que viviera en un barrio de mierda. supongo que le parecía que ella estaba haciendo un superior esfuerzo, arrastrando una pesada carga para hacerse un lugarcito en el camino de la vida. y entonces, mientras ella manejaba y yo me dedicaba a fumar un cigarrillo, intentó recriminarme. me dijo ‘a ver, pero vos por ejemplo sabés cambiar una goma?’. y yo le respondí ‘no, la verdad que no. pero te sé tocar las gomas’ y le agarré las tetas con ambas manos. se sobresaltó un poco, se ve que no se lo esperaba. y sonrió, quizás algo más esclarecida respecto a lo que en verdad ella andaba buscando. la saludo con cariño.

 

Publicar un comentario

<< Home