30.12.14

La rana y el escorpión, again


El escorpión había ido a jugar al fútbol con los muchachos, varios escarabajos, los cangrejos de siempre, un cucarachón nuevo que jugaba de wing, parecía medio gordo y hacía siempre la misma. Pero lograba sacar el centro, siempre, y le pegaba a los tiros libres con un fierro. Después del partido habían tomado un par de cervezas. Llegó hasta la orilla de la laguna.
Ahí nomás, pintándose las uñas, escuchando música en el iphone, estaba la rana.
–Hola, qué hacés –dijo el escorpión–. Te invito a cenar, hay un restaurante en Palermo Hollywood donde hacen comida molecular, está muy de moda, van animales conocidos. O sushi, si preferís. Ah, primero, ¿no me cruzás hasta el otro lado de la laguna? Hoy arranqué muy temprano, y dejé el auto de ese lado.
–No, sorry –dijo la rana–. Pero si te cruzo me la vas a poner así de una, y después seguro no me llevás a comer a ningún lado. Además, tengo las uñas recién pintadas, y el agua de la laguna me las deja a la miseria. Vengo de Pilates, estoy recansada.
–Pero no seas tonta –dijo el escorpión– ¿Cómo te voy a garchar en medio de la laguna, por quién me tomás? Te digo que quiero ir a cenar con vos, a tomar un champancito. Quiero que me cuentes cosas de tu vida, me interesás como rana. Si lo único que quisiera es coger, no hubiera venido hasta esta laguna. Hay un charquito a mitad de camino donde organizan unas fiestas electrónicas que se ponen rebuenas, van culebras verde flúo y ratas jovencitas, venden pastitos energizantes y plancton alucinógeno, todo el mundo dado vuelta. Además, si te cojo en medio de la laguna, nos ahogaríamos los dos.
La rana duda. Mira al escorpión, es un escorpión joven, tiene el cuerpo trabajado, se nota que va al gimnasio. Usa un peinado moderno, y tiene auto.
–Bueno –dice la rana–. Dale, te cruzo.
El escorpión se sube. La rana comienza a cruzar, nadando, la laguna.
De pronto, la rana, siente. Es inconfundible, la sensación, apenas dolorosa, y tan agradable a la vez. La están cogiendo.
–Pero –dice la rana, contrariada–. ¡Me estás cogiendo! Me estás cogiendo en el medio de la laguna, y sin forro además. Me dijiste que íbamos a ir a cenar, o un fin de semana al Conrad en Punta del Este. 
–Sí –dice el escorpión–. Sé que sos una rana conchuda y mala, jamás debí hablarte, pero viste cómo es. La calentura, las ganas de coger. No pude evitarlo.
La rana queda embarazada. Entonces, la rana y el escorpión se van a vivir juntos. Al escorpión no le alcanza la guita, nunca le alcanza la guita. La rana está siempre de mal humor. Vienen algunos parientes, de la rana, los fines de semana, de visita. El escorpión no puede ni ver un partido de fútbol tranquilo. Duerme mal, el escorpión. Va a ver a un médico de la selva que le dice que el diagnóstico es bien sencillo: está estresado. La rana, después de parir, queda del tamaño de una rana y media, lo único que quiere es comer insectos dulces y ver programas de concursos por televisión. Casi no se hablan.
Lo que quise decir es que el escorpión y la rana se hunden, como todos ya saben.

9 Comments:

At 8:36 a. m., Blogger WOLF said...

El mundo está lleno de ranas y escorpiones, casi casi la misma cantidad de boludas y boludos...

 
At 12:26 p. m., Anonymous Anónimo said...

La historia de mi vida.

 
At 8:28 a. m., Blogger Juan Sebastián Olivieri said...

Como todos sabemos, aquí el problema es que la rana se deja convencer.
Eso, solo eso, desencadena el horror.

 
At 9:10 a. m., Blogger J. Hundred said...

*wolf! uno de mis mayores descubrimientos que se impone por sobre matemáticas leyes, es que hay más boludos que gente. vivir con eso.

*anónimo! quisiera responderle, decir alguna genialidad tal es mi costumbre, pero no queda claro si se refiere usted a su vida como rana, o a su vida como escorpión.

*juan sebastián olivieri! no podemos omitir, en esta bella fábula, que el escorpión es un infeliz. la rana colabora, desde ya. ‘the horror…’, dijo el colonel kurtz. nos ponemos todos de pie, hacemos silencio.

 
At 10:33 a. m., Anonymous FSK said...

Sr Hundtred, Las leyes fisicas son claras: este universo tiende la entropia. Es una verdad inalterable. de nada sirve resistirse. Esto es reconocer que nuestro destino mismo es la infelicidad, el caos, la destruccion de nuestras vidas y de la de los demas. por mas que tengamos pequeños momentos de alegria y construccion, la tendencia general es hacia el desorden, la alienacion. Nos tovco un universo euivocado para ser todos felices.

 
At 8:19 p. m., Blogger El Demiurgo de Hurlingham said...

El detalle es que siendo diferentes especies, el ADN debe ser incompatible, no es posible que tengan descendientes.
Así que la rana le hizo el cuento al escorpión.
¿De que trabajará? Tal vez en un laboratorio segregando veneno, para que hagan antidotos.

 
At 9:14 a. m., Blogger J. Hundred said...

*fsk! me permito citar a la filósofa chaqueña, la señora karina olga, quien escribiera alguna vez: ‘a cada entropía le llega su neguentropía, y con esta tirada de goma, te la voy a dejar vacía’. aquí los estudiosos no se ponen de acuerdo, si el texto se refiere a la garompa misma, o a la billetera, también.

*el demiurgo de hurlingham! no sería llegado el caso, en su peligrosamente técnica línea argumental, ni la primera ni la última vez que la rana se hace dar por algún matraca del gym, y luego decide, mentira mediante (la mentira es el magma mismo, el tan pegajoso como inexorable nexo de las animales relaciones que nos ocupan), buscarse algún escorpión medio boboncho que haya conocido en la secundaria, para cargar con la resultante, en este caso nunca mejor dicho ‘la criatura’. la perfección no es de este mundo.

 
At 4:04 p. m., Blogger Mr. Kint said...

Ha estado usted, con esta nueva y simpática versión de la conocida fábula, particularmente brillante.
Tal vez el corolario o la moraleja es que sí, la rana y el escorpión se hunden, como todos, por alguna ingobernable ley universal.
Lo abrazo

 
At 8:04 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mr. kint! no es ninguna novedad, para nada sorprende, que la rana y el escorpión se hundan. lo llamativo, lo que no deja de maravillarme tantísimas veces, es que parecen no darse cuenta. lo abrazo flotando como puedo, como me sale, flotando todavía.

 

Publicar un comentario

<< Home