24.9.14

El arte de ayudar


A veces espero que se haga de noche. Tampoco tan tarde, después de cenar, a eso de las diez. Ponele que es invierno, ponele que hace frío. Voy a un Starbucks, y compro un par de capuchinos. Me los llevo.
Entonces camino unas cuadras, voy, busco algún mendigo. Alguien que esté hecho mierda, o como se dice ahora, ‘en situación de calle’. Alguien que esté durmiendo, justamente, en la calle, muerto de frío.
–Hola –le digo–. Buenas noches.
Me paro junto a él. Tomo mi café con leche, de a pequeños sorbos. Sale humito, el vaso es térmico pero igual quema un poco los dedos.
–Está caliente –digo–. Está rico.
Agarro el otro café con leche, quito la tapa del recipiente. Y vuelco, lentamente, muy lentamente, el contenido, el café con leche, sobre la vereda.
También se puede hacer, lo he hecho, con comida. Si detectaste un mendigo que está famélico, que te parece que está muerto de hambre, vas con un par de hamburguesas completas de Mc Donald’s. Te parás frente a él, y te ponés a comer. Con ahínco, con énfasis, masticás grandes bocados de tu hamburguesa doble con jamón, con queso, con tomate, con huevo. Después podés ponerte en cuclillas y darle un poco de la hamburguesa a un perro que pasa, o te bajás los pantalones y pishás, la otra hamburguesa, la pishás toda y la tirás a un tacho de basura.
El amor es una fuerza poderosa. Tanto se ha dicho al respecto desde tiempos remotos, de la biblia hasta Lennon. Pero a veces, yo sé lo que te digo, para salir del fondo, lo que necesitás es odiar. Lo que te va a mover es el odio.

10 Comments:

At 8:38 a. m., Blogger WOLF said...

Estimado... Percibo (y utilizo) el odio como un poderoso combustible, algo así como el "óxido nitroso" propio, que te da la potencia necesaria para arrancar y poder moverte en determinadas situaciones.
Eso sí. Si no sabes cuando aflojar, si andas todo el tiempo con el "odio nitroso" conectado, en algún momento tarde o temprano te vas a partir en mil pedazos. Lo difícil es: saber cuando levantar el pié y tener la fuerza de voluntad para hacerlo... Lo saludo casi con afecto

 
At 12:28 p. m., Blogger Serendipity said...

Percibo que anda necesitando odiar un ratito jeje!

 
At 3:38 p. m., Blogger Viejex said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
At 3:41 p. m., Blogger Viejex said...

Es una visión perturbadora, quizás por lo paradójica. Una hijoputez así, un acto que a primera vista es una crueldad innecesariamente sádica, se transforma -con la explicación del final- en un acto de incentivación para que ese tipo despojado de toda ambición, sumido en la más ruín autocompasión salga de ese estado. Un acto del más puro amor al prójimo, al fin.
Lo que quiero decir, Hundred querido, es que usted es un sorete, sí, pero de la más pura luz.
Mis respetos.

 
At 8:26 a. m., Blogger J. Hundred said...

*wolf! más que atinada su interpretación del odio. siguiendo la línea argumental, podríamos decir, como cualquier mediocre piloto de tc sabe, que la clave consiste en manejar ‘taco y punta’. lo saludo con el buzo antiflama puesto.

*serendipity! pareciera, exudan sus palabras, que usted no ha entendido un pomo del texto. pero ser incomprendido es mi ‘bread & butter’, ser incomprendido es mi segunda piel. quiero decir, tampoco es grave. la saludo con insólita ternura.

*viejex! the sounds so silence.

*viejex! ‘sorete de luz’, sería un exquisito título para un libro de poemas. usted ha entendido, ha explicado, y ha entendido otra vez. lo suyo es cortesía. lo abrazo.

 
At 12:27 p. m., Blogger Serendipity said...

lamento no haber comprendido, no es facil seguir sus lineas pero la falta de entendimiento no hace que no se puedan apreciar lo saludo con odio! jejej

 
At 11:21 p. m., Blogger teckloide said...

"Lo que necesitas para salir del fondo" , excelente pivote para transformar la psicopatia en una necesidad , tiene duende , tiene arte.

P.D.: fui criado a la antigua , con la vieja escuela de bien y el mal , disculpe si aún no se como meter novenas en una fuga , pero le agradezco la lucidez y le envio un trasandino abrazo!

 
At 9:02 a. m., Blogger J. Hundred said...

*serendipity! ‘es fácil subirse a mis vagones, hay que bancarse los sacudones’, cantaba, creo, erica garcía, cuando estaba más buena que comer pollo con la mano. es bien posible que usted considere, bueno, que yo no estoy a la altura, que no califico para su amor. pero su odio también está muy bien, su odio es de lo más interesante. le mando un beso en la frente.

*teckloide! a veces, tantas veces, la gente pide un auto y lo que necesitan es un perro, piden amor y lo que necesitan es sexo, piden chocolate con almendras y lo que necesitan es un pedazo de dulce de membrillo. quiero decir, muchas veces la gente no tiene la más mínima idea de lo que necesita. lo abrazo como si hubiéramos ido juntos a la escuela primaria.

 
At 11:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

Te conocí por el librito que regalaban en la calle. Me encanta pasar x aca, muy de vez en cuando, siempre es un placer ponerme al día con una panzada de historias (y comentarios también). Clap clap.

 
At 8:18 a. m., Blogger J. Hundred said...

*anónimo! usted menciona ‘el librito que regalaban en la calle’. se refiere a la biblia? le agradezco la visita, lo saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home