11.6.09

No se nota

Cuando alguien te habla de las virtudes del matrimonio, cuando alguien te dice que la vida resulta un territorio yermo y vacío si no te despertás setecientas treinta y nueve domingos al lado de la misma insostenible persona, cuando te dicen que la vida es absurda hasta que no viste emerger a tu quinto hijo del interior de la vagina misma, bueno, eso no está bien.
Cuando alguien te dice que si no tenés el póster de Sai Baba en la puerta de tu cuarto entonces sos como un lobo extraviado y babeante, cuando te dicen que si no peregrinaste a la India para tocarle los pies a ese hombre que no ha usado zapatos jamás en su vida y sonríe como un beato o como cuando yo era chiquitito y tenía tremendos deseos de hacer pis, entonces sos una bestia sin alma con el intelecto de un scottish terrier, cuando te dicen que si no prendés incienso de lapacho y dulce de batata el tercer día del equinoccio del dragón tu vida, para resumir, no tiene sentido, bueno, eso no está bien.
Cuando alguien te dice que no viviste nada hasta que no corriste cuarenta y un kilómetros y te falta un solo kilómetro para terminar la maratón, cuando te dicen que no hay nada tan intenso como sentir después de seis horas que te cagás, que si estornudás te cagás, y aún así seguís corriendo porque sabés que es en el correr donde está el secreto de todas las cosas, cuanto te dicen que no hay nada en el mundo, ni la heroína, ni coger, comparable al momento en que te sacás las zapatillas después de tres horas de correr como un energúmeno, bueno, eso no está bien.
Y podríamos seguir. Con el teatro, el psicoanálisis, la dieta vegetariana, la pesca con o sin mosca, la fotografía, y así. Podríamos seguir.
Si sos feliz yo me voy a dar cuenta. Vos no digas nada.

10 Comments:

At 9:14 a. m., Blogger Alelí said...

una delicia de punta a punta. Me divertí mucho. Eso si me quedé con ganas de oler esos sahumerios de dulce de batata y no sé que más. ja!
Besos

 
At 9:54 a. m., Blogger Yoni Bigud said...

Es que la tentación de divulgar la fórmula de la felicidad, en casi todos los casos, es demasiado fuerte.
Y cuando ya se la divulgó, la frustración porque el otro no comparte, no comprende o no presta atención, también es demasiado fuerte.
Allí aparece el deseo más fuerte de todos, que es, sin duda, el de cagar la existencia ajena.

Un saludo.

 
At 10:33 a. m., Blogger La condesa sangrienta said...

Esos conversos insufribles se convierten en demagogos de la felicidad y como tales, a la hora de los papeles, nos dejan papel...picado.

 
At 6:36 p. m., Anonymous Anónima said...

Tengan, todos ustedes, y ofrezcan al resto un poster mio, de mi, sin zapatillas y sin nada más, tomando sopa de tomates con croutones de pan frito, riéndome con esa beatitud del que se está meando, como lo dijo JH.
Es más violento, más taxativo, mucho menos importante. Pero más simple.
(Yo los vendo, tratar aquí)

 
At 8:43 a. m., Blogger J. Hundred said...

*alelí! chist! quietita ahí, porque le doy un chirlo.

*yoni bigud! está usted con una lucidez importante. se lo digo yo, tan acostumbrado a la penumbra.

*condesa! ‘conversos insufribles’, ‘demagogos de la felicidad’. la veo tirando trompadas como el roña castro en sus buenas épocas.

*

 
At 12:08 a. m., Blogger Lara said...

yo no digo nada.

 
At 7:23 a. m., Blogger J. Hundred said...

*lara! eso no significa que sea feliz en modo alguno, pero por lo menos tiene la delicadeza de no romper mucho los kinotos. yo por lo general sufro en silencio. le digo más: sufriendo en silencio soy un campeón.

 
At 1:04 p. m., Anonymous Rosario said...

fue como comer un caramelito de sandia!!....guarda! en mi mundo son los preferidos y escasean!

una vez mas......te doy otro 100, pero esta vez que colgala por dos dias...

atte...

 
At 5:01 p. m., Blogger Lara said...

Por supuesto que no decir nada no implica en lo más mínimo que sea felíz, de hecho no lo soy, aunque a veces, un tanto enviciada con alguna distracción, o droga , o alcohol, o, o... puedo confundirme unos segundos... Es verdad que intento tener la delicadeza de no romper los kinotos, ni cuando sufro en silencio, ni cuando la confusión de las ficciones me hace creer que algo me hace felíz...Un saludo cordial...( sigo cagándome de risa del boludo que se quería tirar del balcón)

 
At 9:15 a. m., Blogger J. Hundred said...

*rosario! linda.

*lara!

 

Publicar un comentario

<< Home