9.1.05

Evolución

Una de las formas en que el ciudadano común toma acabada conciencia del impacto de la tecnología en la vida cotidiana, es a través de la contemplación de un automóvil. El automóvil moderno, verdadero prodigio fruto del cerebro humano aplicado con el más severo de los pragmatismos a la solución de un problema específico, sólo puede provocar admiración. El automóvil moderno, bólido dotado de un absoluto confort, permite al hombre desplazarse a grandes velocidades con comodidad y solvencia. Ahí está: la tecnología aplicada. Puro beneficio.
Con respecto al conductor, no se han alcanzado grandes avances en los últimos dos mil años.