24.12.04

Juguemos, juguemos

En una oficina del planeta tierra, por motivos tan triviales como la cercanía de fin de año, soy convocado para participar de un juego, por todos conocido, denominado 'el amigo invisible'.
Ante el requerimiento, digo: 'preferiría tal vez, seguir como siempre, jugando al enemigo visible'.
Mi comentario, al parecer, no es bien visto por mis compañeros de trabajo, que se alejan de mi persona, en un reprobatorio silencio.