10.11.18

Particular y única


Es difícil de explicar, y es antropométrico pero no sólo antropométrico, tiene que ver con el clima y los vientos, con la época del año, si estás más cerca de la montaña o del mar.
Hay gente que me cansa el huevo izquierdo, y hay gente que me cansa el huevo derecho, eso. Lo siento durante la interacción, el tirón, la pesadez, y sé exactamente de qué lado, qué huevo me cansa esa persona.
Por ejemplo, claro que hay ejemplos, siempre hay ejemplos. Las cajeras de supermercado me cansan el huevo derecho, los tipos que hablan por celular con manos libres me cansan el huevo izquierdo. Las mujeres que lloran me cansan el huevo derecho, pero las mujeres que te dicen ‘te di los mejores años de mi vida’ me cansan el huevo izquierdo. La gente que viene a proponerme algún negocio me cansa el huevo derecho, la gente que viene a contarme algo relativo a un partido de fútbol de la copa Toronto Melba Wilkinson me cansa el huevo izquierdo. Los tipos que pasan por la calle y te paran para decirte que fueron con vos a la primaria o a la secundaria o a la facultad, sí claro por qué no, me cansan el huevo derecho, la gente que toca bocina me cansa el huevo izquierdo, los empleados que te miran desde detrás de cualquier ventanilla y te dicen ‘no, no se puede, falta el formulario..’ me cansan el huevo derecho, los cajeros automáticos que no dicen nada pero tampoco dan plata me cansan el huevo izquierdo.
Podría seguir.
Pero con vos me pasa algo que hacía mucho no sentía, una sensación que tenía olvidada y por eso te lo quiero contar. Vos me cansás los dos huevos.

4 Comments:

At 9:48 p.m., Blogger José A. García said...

El cansancio absoluto no cualquiera lo logra.

J.

 
At 8:04 a.m., Blogger J. Hundred said...

*josé a. garcía! hay un libro de poemas de césare pavese titulado ‘lavorare stanca’. nos ponemos de pie, hacemos un respetuoso silencio. lo saludo.

 
At 9:37 a.m., Blogger Frodo said...

El cansamiento de huevos debería ser ya disciplina olímpica, hay muchos entrenando todos los días.

Abrazo genio!

 
At 2:24 p.m., Blogger Bob Harris said...

Quizás el origen de “el infierno son los demás” haya sido en una trasnochada conversación de café después de alcoholes y demás, en la que Jean Paul dijo, “al final la gente siempre termina dándome dolor de huevos!”
(me encanta pensar que en circunstancias que me son habituales algún genio haya podido hacer o decir algo de verdad valioso)
Como de costumbre muy bueno lo suyo
Abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home