28.3.18

Desde aquí


A veces prendo el televisor, llego a casa y no tengo un pomo para hacer hasta la hora de la cena, la verdad, vivir es pagar el gas, hervir arroz, no mucho más que eso.
Prendo la televisión, entonces, están los noticieros o los programas de espectáculos, con panelistas, alguien intentando ser gracioso o divertido, ahora es todo lo mismo.
Y ponele que muestran imágenes de un maremoto en Japón con olas de sesenta y seis metros de altura que se devoran edificios enteros como si fueran de hojaldre mientras la gente grita (en japonés) del más puro espanto.
O se escapan tres leones de un zoológico en Minneapolis o en Minnesota y los leones entran a las casas y se comen un bebé con papas españolas y la gente grita y hay francotiradores que se suben a los techos de los edificios mientras los leones van y entran a un supermercado y se puede ver la sangre desparramada sobre el piso junto a la góndola de los quesos.
O entrevistan a alguien, alguien que apenas puede hablar del susto que tiene. Alguien que iba por la ruta a Rosario y era medianoche y se le apareció una nave espacial de frente y se bajaron tres marcianos medio panzones con cabezas en forma de huevo y ojos fosforescentes y le dijeron que venían a colonizar el planeta tierra y que les gustaban mucho las papas fritas en tubo con dulce de batata. Y se lo garcharon.
Y así, más o menos así son las noticias. Un delivery de tragedias. Pero yo sonrío, pongo el agua para los ravioles, me fijo si me queda queso rallado. Trabajé más de diez años en oficinas, a mí no me asusta más nada.

4 Comments:

At 11:40 a. m., Blogger El Demiurgo de Hurlingham said...

Es que los noticieros y los programas con panelistas, a veces, parecen lo mismo.
Y esa diversidad de noticias suelen ser algo que se tiene de fondo mientras se hace otra cosa.
Bien contado.

 
At 3:23 p. m., Blogger Frodo said...

Se que esto lo hace Jorge Aureliano (creo que así se llama), un gran seguidor de vuestra genialidad, pero no pude más que imitarlo:
Revoleo la silla. Me pongo de pie y empiezo a aplaudir desaforado frente a la pantalla, hasta que pican las manos, mientras mi perro me mira con desconcierto.

Me dan ganas de cruzar el umbral que nos separa, de Tapiales a Villa Urquiza. Para Vd. y para mí, que ya tampoco nada me asusta por la misma razón, ni el paso del tiempo ni la boludez extrema.
Salú!

 
At 9:23 a. m., Blogger J. Hundred said...

*el demiurgo de hurlingham! la vida es eso que nos pasa mientras estamos haciendo otra cosa. no recuerdo si lo dijo john lennon o wilmar barrios. lo saludo.

*frodo! estimado, vayamos a los temas importantes. cómo se llama su perro? lo abrazo.

 
At 9:47 p. m., Blogger Frodo said...

*J. Hundred! responde al nombre de Pepito (o Pepe) pero se llama José Atilio. lo abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home