12.9.16

Caramelos


Esto es algo que tenés que saber, esto es importante. En el mundo existen dos tipos de personas.
Todos hemos comprado caramelos alguna vez, en un kiosco. Puede ser en un aeropuerto, esperando un avión, puede ser antes de subirte a un colectivo, o después. Puede ser porque necesitabas cambio para pagar otra cosa, o porque te gustan los caramelos desde ya, también.
Están las personas que compran caramelos cuadrados, y están las personas que compran caramelos redondos. Y eso, qué tipo de caramelos compran o comprarían llegado el caso, es lo que cambia todo. Lo que los define en su precario paso por la tierra, su concepción del universo.
Por ejemplo, una mujer que elige caramelos cuadrados chupa mejor la pija que una mujer que elige caramelos redondos, pero una mujer que elige caramelos redondos tiene mejor predisposición para dejarse romper el orto que una mujer que elige caramelos cuadrados.
Por ejemplo, un hombre que elige caramelos redondos tiene inquietudes artísticas, pero un hombre que elige caramelos cuadrados ganará más dinero, alcanzará puestos más altos dentro de una organización.
Por ejemplo, una mujer que elige caramelos redondos sentirá, pasados los treinta años, una permanente compulsión por viajar, por sacar fotos, una mujer que elige caramelos cuadrados estará, en similares condiciones de presión y temperatura, más propensa a deprimirse.
Por ejemplo, un hombre que elige caramelos redondos sentirá de grande la curiosa necesidad de comprarse una motocicleta de alta cilindrada, un hombre que elige caramelos cuadrados se dará cuenta mucho antes de los cincuenta años que la vida no tiene mayor sentido, puede que empiece a ir a bailar tango a los clubes de Palermo.
Podría seguir, claro que podría seguir, pero no hace falta seguir.
Lo importante, lo que tenés que saber, es que hay personas que eligen comprar caramelos cuadrados, y personas que eligen comprar caramelos redondos. Y eso lo cambia todo.

7 Comments:

At 3:58 p. m., Blogger WOLF said...

Genial... Lo acabo de leer y me doy cuenta que estoy ante una gran revelación...
Todavía no sé cual es pero, repito, lo termino de leer...
Saludos y gracias...!!!

 
At 8:13 a. m., Blogger J. Hundred said...

*wolf! no sabemos qué nos pasa, y eso es lo que nos pasa, dijo ortega y gasset. o ariel krasouski, no recuerdo bien. lo saludo con sana camaradería.

 
At 5:56 p. m., Anonymous Anónimo said...

Tantas cosas que no sé... Tantos detalles que me pierdo.
Menos mal que lo encontré, Hundred.

 
At 11:11 p. m., Blogger Dany said...

me preocupan a los que le da lo mismo y compran al azar cuadrados o redondos. ¿No estará en ese azar el secreto de una vida.....digamos....un poco menos decepcionante? Abrazo.

 
At 10:27 a. m., Blogger J. Hundred said...

*anónimo! encontrarme a mí es una experiencia genial y algo traumática a la vez. yo sé lo que le digo.

*dany! me temo que no, mi estimado. si a alguien le da lo mismo comprar caramelos redondos o cuadrados, bueno. estamos en presencia de un sujeto que vibra en otro plano. es una delicada manera de decir ‘subnormal’. lo abrazo.

 
At 5:28 p. m., Blogger Bob Harris said...

El mundo siempre va a estar estratificado, y de ahí varios de los quilombos de vivir en el.
Su hipótesis de solo dos grupos, y que esto signifique ser de Sugus o ser de Mogul, de alguna extraña forma, no deja de ser bella.
Como siempre muy bueno lo suyo.
Abrazo

 
At 9:22 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris! usted ha dado en la precisa tecla. porque la intención era mostrar que a la hora de categorizar, se puede elegir absolutamente cualquier cosa. y esa ‘cualquier cosa’ no es para nada menor a las categorizaciones que rigen por los siglos de los siglos, no hace falta entrar en detalles (sexo, raza, religión, nacionalidad, etc..). lo abrazo.

 

Publicar un comentario

<< Home