18.3.16

Sobre continuar, sobre seguir


Si alguna vez fuiste a coger con una prostituta, debiste notar algo. Aunque quizás no, quizás no notaste nada de la calentura que tenías. Está bien, no pasa nada. Para eso estoy yo, para explicarlo.
La prostituta, pongamos que es más o menos joven, más o menos bella. Eso es lo que fuiste a buscar, de eso, justamente, se trata. La prostituta está cansada, claro, y puede estar de peor o mejor humor de acuerdo a tu cara, a la hora del día, al dinero que le hayas ofrecido.
Pero no es eso de lo que estoy hablando.
Hay algo más, más profundo, algo que incluso vos debieras ser capaz de notar. Te tendrías que dar cuenta al tacto.
Hay algo, una dureza particular en la piel. Insisto porque está claro que no entendés, no me refiero a la tonicidad muscular, quizás el culo o las piernas son mejores que la flacidez a la que estás acostumbrado. Pero yo te hablo de la piel. La piel de alguna parte, de un muslo o de un brazo, del culo y de las tetas desde ya. Tiene algo, la piel, y el término es una ‘dureza’ particular.
Se trata que la mujer, lo exige su profesión, debe dejarse manosear. La prostituta puede no excitarse desde ya, no tener nada parecido a un orgasmo si así no lo desea, puede no darte ni siquiera un beso porque esas son las reglas que protegen, por decirlo de algún modo, su intimidad. Para una prostituta es infinitamente más íntimo un beso en la boca que una penetración anal.
Pero. La prostituta debe dejarse tocar. Su cuerpo es la mercancía, aquello que fuiste, en medio de tu aturdida desesperación, a buscar. Y entonces, el cuerpo de la prostituta genera una reacción, producto del rechazo que le provoca ser tocada, tantas veces. Así como los insectos, algunos insectos, vienen diseñados con una suerte de caparazón hecho de una sustancia llamada queratina. Eso es lo que le permite, en la curiosa comparación que estoy haciendo, al insecto, funcionar.
No tiene nada que ver con la voluntad. Es su cuerpo, el cuerpo de la prostituta, que desarrolla la sustancia. A su manera se defiende. No es algo elaborado de manera consciente, ni parte de su personalidad. Podríamos decir que se trata de una fisiológica reacción. Lo que le permite continuar.
Si querés otro ejemplo, si no entendiste un pomo de lo que acabo de explicarte. Podría decirte que mires a un animal en el zoológico. Su cuerpo, en este caso, se ablanda. Después de un par de años de cautiverio, de descubrir que no tiene hipótesis de conflicto con otros animales y que le traen la comida una o dos veces por día, bueno. Todo su cuerpo cede, pierde cualquier vestigio de tensión que le sería esencial para mantenerse con vida en la selva. Se apaga su mirada, se afofa su ser.
Ahora, en mi caso particular, me pasa algo de lo más extraño. Porque después de diez años de oficina en el microcentro, lo que sucede es tan característico como particular. Desarrollás, al mismo tiempo, la dureza en la piel de una prostituta, y la blandura de un animal en el zoológico. Te volvés un repugnante ser, no servís más.

6 Comments:

At 10:53 a. m., Blogger WOLF said...

Ufff... Es tal cual lo describe estimado Juan. Y no hay retorno.
Gracias por escribir esto. Lo saludo con respeto.

 
At 11:37 a. m., Blogger Leandro Tite said...

Juan querido.
Tristemente cierto pero me alegra el modo de relatarlo, se acerca al modo en que soñaría contárselo a un sobrino o tal vez hijo.
Vuelvo a pasar después de mucho tiempo con la bandera del afecto literario como siempre, tenga buen fin de semana.

 
At 10:11 a. m., Blogger J. Hundred said...

*wolf! ‘yo nací para mirar, lo que pocos quieren ver…’ decía el señor carlos alberto garcía moreno, cuando solía ser charly garcía. lo saludo con afecto.

*leandro tite! he recibido tantas pero tantas veces el banderín del desprecio, que su bandera del afecto no puede ser más que bienvenida. lo saludo con alegría.

 
At 10:49 p. m., Blogger Dany said...

Demoledor! Abrazo.

 
At 10:41 a. m., Blogger J. Hundred said...

*dany! recuerdo haber leído, muy de jovencito, un libro titulado ‘el hombre demolido’. era ciencia ficción, quién podía saber lo que vendría después. lo abrazo.

 
At 1:37 a. m., Blogger Lady Antharlet said...

Muy bueno Hundred! Siga así!

 

Publicar un comentario

<< Home