12.4.15

Medialunas


El experimento es bien fácil. Bueno, en realidad, más que fácil es barato. Lo barato contiene lo fácil, lo engloba, lo abarca. Lo barato viene de la mano de lo fácil, por lo general. Se hacen compañía.
Suponemos que tenés un trabajo, tenés, no sé, treinta años, y tenés que trabajar. En una fábrica, en un negocio, en una oficina.
Vas y comprás medialunas. Esperás que sea viernes y entonces, antes de entrar al trabajo, vas y comprás medialunas. Una docena, o si trabajás en un sector con bastante gente, bueno, podés comprar dos. Dos docenas de medialunas, estamos hablando, ponele, de cien pesos.
No, ya sé, comprar medialunas no es ningún experimento. Ahora viene lo importante.
Necesitás tener un momento, tres minutos, solo, vos, con las medialunas. Te encerrás en un cuarto, o en un auto, o en un baño, no importa.
Y hacés lo siguiente.
Abrís el paquete, con las medialunas. Agarrás las medialunas, una por una. Y a cada medialuna le arrancás, con dos dedos (o tres), de un pequeño tirón, una de las puntas, un cabito. Olvidé decir que las medialunas son de manteca.
Vas arrancando una punta de cada medialuna. Si las medialunas son buenas, y además están recién hechas, vas a ver que el procedimiento es de lo más fácil. Las puntas se desprenden casi con ternura. Se puede hacer con una tijera, también, cortar el cabito. Pero queda, el corte, muy artificial, muy riguroso. Conviene usar los dedos.
Hacés eso. Y volvés a acomodar todo en el paquete. Las medialunas, más o menos una al lado de la otra, en fila. Y en un costado, todos los cabos. Un montoncito, con las puntas.
Llegás a tu trabajo, si es temprano mejor, decís ‘buenos días’, y dejás el paquete en algún lugar accesible, a la vista de todos. ‘Traje medialunas’, podés decir, si hay gente. Si no hay gente abrís un poco el paquete y te vas a hacer lo tuyo.
Cuando llega la gente, algunos se hacen un café, otros prenden la computadora, y así. Lo que sea que se haga en ese trabajo. Y se van a acercar, al paquete, al paquete donde están las medialunas.
Puede ser que uno levante la cabeza y mire a los costados, sorprendido. Otro puede llegar a decir ‘¿y esto?’. ‘Medialunas’, contestás vos, o te desentendés. No decís nada.
Al ratito vas a ver que las empiezan a comer. Quizás un chico, al pasar, se come una puntita. O revisa las medialunas y elige una que le parece que está más entera.
Al final del día vas a ver que las medialunas tuvieron bastante aceptación. Se comieron más de la mitad, de las medialunas, y de los cabitos también. Seguro.
La gente no da más, la gente es la mierda pura. Esto es apenas una manera más de verificarlo.

5 Comments:

At 9:11 a. m., Anonymous Mr FSK said...

Estimado Hundred, con este relato ha dejado a su selecta audiencia sin palabras!sera que el que calla...

 
At 10:38 a. m., Blogger Bob Harris said...

comer medialunas, entre todas las cosas buenas que significa, es un acto de delicadeza, tomarla por el extremo, manipularla con la delicadeza a lo que esto obliga.
La mímica de comer una media luna tomándola del medio es la misma de comer un pancho por eso, al leerlo y darnos cuenta que de todas maneras las hubiéramos comido, reafirma que si, estamos hechos mierda.

 
At 8:04 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mr fsk! tengo una bajísima opinión de quienes visitan este precario espacio, aquellos que usted ha dado en llamar ‘audiencia’. el resto de la humanidad se me antoja aún peor, quiero decir, van por ahí, nadando estilo perrito en un inmenso mar hecho de inexistencia. lo saludo (y me disculpo si alguna vez le contesté creyendo que era usted, según la jerga policíal, un femenino).

*bob harris! le cuento algo ínfimo, algo dotado de una singular irrelevancia pero que visitó mi mente sin causa, sin motivo. en una oportunidad, hace varios años, me tocó desayunar con una señorita. la joven en cuestión, a la hora de comer una medialuna en un bar cualquiera, tomó una servilleta de papel y utilizó, la servilleta, de modo envolvente, para tomar la medialuna por un extremo, con insondable delicadeza. y yo no podía evitar pensar ‘pobre, si para comer una medialuna necesita usar una servilleta, cuando le pida que me haga una paja, bueno. se pondrá barbijo y guantes de cocina?’. nada en particular, ya ve, mi triste vida.

 
At 10:51 p. m., Anonymous Anónimo said...

La gente es la mierda pura. LA GENTE ES LA MIERDA PURA. Casi tengo un orgasmo! Que bien. Que biennnn hundred! Siiiiiiii, la gente es la mierda pura. Si. Te lo juro que si. B.A.

 
At 8:09 a. m., Blogger J. Hundred said...

*b.a.! el famoso ‘fogonazo’, un ‘satori’. usted va comprendiendo.

 

Publicar un comentario

<< Home