6.7.13

Ayuda memoria


acariciá a los perros.
saludá a los árboles.
(okey, no a todos, no a todos).
sé amable con los niños y con los ancianos,
y con cualquiera que te parezca que no puede
defenderse.
no, no importa, a quién carajo le importa
si no te salieron las cosas como vos querías.
si fuiste a cancún y se te perdieron las fotos,
si chupaste mil pitos con sabor a naftalina,
si fuiste o serás subgerente de algo. de cualquier
cosa.

hacé lo que yo te digo.
y caminá bajo la lluvia de vez en cuando,
y sentate a mirar el mar cada vez que puedas.

con eso es suficiente. con eso alcanza para justificar
una vida. incluso tu estúpida vida.

8 Comments:

At 12:09 p. m., Blogger Alelí said...

Me encantó!

Casi que lo puedo hacer mío.

besos

 
At 2:48 p. m., Blogger Viejex said...

jajajaja!!! Hasta aquí, "el subte viene lleno" emitió "Desiderata" en versión de Juan Hundred.

 
At 8:59 a. m., Blogger J. Hundred said...

*alelí! alelí vieja y peluda! no, perdón, no quise decir eso, es la emoción del momento. una de las pocas razones por las que aún no ha desaparecido este precario espacio de la cyberbobósfera, es porque espero como un aplicado sniper que usted pase, y más o menos una vez al año la invito a cenar. lo que sucede, mucho me temo, es que de tanto esperarla, me he vuelto viejo, pelado, gordo desde ya, algo encorvado por cierto, voy dejando un surco con las bolas sobre el asfalto indiferente, y mis dientes han adquirido un verdoso matiz. pero si quiere usted pasar una particular velada con una gárgola, por favor, no deje de avisarme. la saludo con renovado interés.

*viejex! en el poema ‘el cómplice’, dice el venerable ciego:
me crucifican y yo debo ser la cruz y los clavos.
me tienden la copa y yo debo ser la cicuta.
me engañan y yo debo ser la mentira.
me incendian y yo debo ser el fuego.
debo alabar y agradecer cada instante del tiempo.
mi alimento es todas las cosas.
el peso preciso del universo, la humillación, el júbilo.
debo justificar lo que me hiere.
no importa mi ventura o mi desventura.
soy el poeta.

yo, o sea el mismísimo jh, escribí alguna vez estos versos:
en el cielo las estrellas,
en el campo las espinas,
y a veces durante el garche
se me cansa la gallina.

a borges le fue negado el premio nobel de literatura. a mí me toca hablar con usted. quiero decir, el universo está plagado de injusticias, todos tenemos nuestro, yo no diría inmerecido, pero sí, quizás, excesivo castigo.

 
At 9:36 a. m., Blogger Juan Sebastián Olivieri said...

¡Muy bien!

(...el grado de inspiración que puede provocar un comentario en este precario espacio de la cyberbobósfera, a veces es extraordinario. Valor agregado, que le dicen)

 
At 10:15 p. m., Blogger Dany said...

Yo agregaría..."y despertate con tu hijo pequeño saltándote encima".
Pero solo algún domingo o feriado no sea cosa que la vida se justifique demasiado. Abrazo!

 
At 8:04 a. m., Blogger J. Hundred said...

*juan sebastián olivieri! a veces pienso, siento, me doy cuenta, que estoy dando muchísimo. y que no recibo, prácticamente, nada a cambio. me parece un trato justo, me parece bien.

*dany! las cosas lindas de la vida, como el dulce de leche, también pueden empalagar un poco. 1abrazo.

 
At 11:15 p. m., Blogger Mr. Kint said...

Este es el Hundred que conozco.
No sé si es suficiente. Usted es de los que dice que nunca alcanza.
Muy bueno!
Saludos.

 
At 7:55 a. m., Blogger J. Hundred said...

*mr. kint! en una época, mi frase de cabecera, justamente, era: hacemos lo que podemos, y nunca alcanza. quizás por aquel poema de william carlos williams (the sparrow), que finaliza con un ‘hice lo que pude, good bye’. y la verdad que no sé, quizás la mayoría de las veces no hacemos ni siquiera lo que podemos. y es probable que sí, que nunca alcance.

 

Publicar un comentario

<< Home