18.12.13

La japi adentro


         Lo explico para ayudar, como siempre. Quién hubiera dicho que lo mío iba a ser ayudar, yo estaba seguro que lo mío era escribir. No se dio, es algo que en verdad lamento.
         Para todas esas pobres chicas que quieren saber, si el tipo con el que están, con el que están cogiendo básicamente, las quiere.
         Porque coger tenemos que coger todos, qué le vamos a hacer, y para la mujer, ya lo he dicho alguna vez, la pija es destino. Quiero decir, pichona, si no cogés, no vivís. Pero no es eso lo que la mujer quiere saber, no es eso de lo que estamos hablando, en esta curiosa ocasión, en esta particular oportunidad.
         Porque el tipo te coge, el tipo te pone quizás en cuatro patas y te matraquea, te jadea desde atrás como un chancho cimarrón. O te levanta las patas, vos estás recostada de espaldas y el tipo te levanta las patas, bien alto, un poco más alto, eso está muy bien también. Te aprieta las tetas, o te mete un pulgar en la boca, o te tira del pelo. Está bien, claro que está bien, si te coge, si te quiere coger, es que lo calentás, que de algún modo estás buena. Pero no es el tema.
         Lo que tenés que saber, lo que tenés que prestar atención, estar atenta, es lo que te digo a continuación (escénica pausa).
         El tipo eyaculó. Acabó. Terminó. Decilo como quieras, con o sin forro (no estamos discutiendo eso, ya sé que hay temas de profilaxis, de enfermedades, de higiene. Decímelo a mí, que he chupado cada concha en mal estado, conchas que era como meter el hocico en una lata de paté vieja, con botulismo y quién sabe qué más, ingles que tenían gusto a pilas sulfatadas, no me hagas acordar). Acá empieza la cuestión. El tipo eyacula, se vacía en vos, tres o cinco latigazos dependiendo de la edad y el estado físico del portador de la garompa, en ningún caso más de siete. Son leyes de la física.
         Y. Entonces. Ahora. Es importante lo que pasa.
         La pija debe quedar adentro. Esa es la clave. No importa si vos estás en cuatro patas y el tipo se aferra a tu cintura, o si vos estás recostada y el tipo se te cae encima, sudoroso, agitado, te aprieta, te aplasta.
         Repito, la pija debe quedar adentro. A-d-e-n-t-r-o. Con o sin forro, viva o muerta, palpitante o exánime.
         No importa nada más, no importa lo que te pase, lo que sientas, las ganas que tengas de tomar agua o de ir a bañarte, si el tipo eructa o se pedorrea o se rasca.
         La pija debe quedar adentro, unos treinta y tres segundos. Entre treinta segundos y un minuto. Así que podés ponerte a contar, seguro sabés contar, mentalmente, terminaste la primaria, como pudiste, eso quise decir. Si el tipo saca la pija antes de los treinta y tres segundos, porque dice que le aprieta el forro, porque le pica el culo, o porque quiere traer de la heladera un vaso de Fanta o quiere chequear si le entraron mensajitos en el celular o no se acuerda dónde dejó las llaves del auto. Porque empieza el partido del Manchester, porque quiere fumar.
         Si el tipo saca la pija antes de los treinta y tres segundos, sí, te cogió, claro que te cogió, mal o bien, necesitaba coger. Pero ni sueñes que se quiera quedar con vos. No te aguanta.

*ya sé lo que me vas a preguntar. para cualquier otra cavidad, se aplica también.

14 Comments:

At 12:44 p. m., Anonymous Nachox said...

No sé que tanto aplica para cualquier otra cavidad... dejarla 33 segundos en la boca puede llegar a resultar molesto...

 
At 12:12 p. m., Anonymous Anónimo said...

Y si acabás afuera? No hay amor?

 
At 3:16 p. m., Anonymous Anónimo said...

Tengo la misma duda, que pasa si acaba afuera. Como se aplica la teoria en ese caso? Saludos Juan.

@LaFèmina (onda tuiter)

 
At 6:23 p. m., Blogger Zeithgeist said...

Y si te llena las tetas de leche mientras grita casate conmigo gorda que onda??

 
At 10:09 p. m., Blogger neurotisartre said...

si acabas afuera sos un pelotudo por tenerle miedo al forro. no te mereces el amor...
che juan, tus dos ultimos post me estan conmoviendo el corazon

 
At 9:56 a. m., Blogger J. Hundred said...

*nachox! se lo digo con delicadeza, con respeto, pero su inquietud parece corresponderse, ejem, cómo decirlo, bueno, resulta mucho más atribuible a la parte receptora que a la parte emisora. en cualquier caso, es como digo yo, no importa quién tenga incomodidad. el texto en nada se modifica.

*anónimo! no, si acabás afuera no hay amor. hay que limpiar, eso sí.

*lafémina! acaso no escuchó usted alguna vez aquella frase, eso de ‘no se debe llorar sobre la leche derramada?’. permítame ampliar un poco, iluminarla con mi inabarcable capacidad, mi desbordante criterio. es una clásica leyenda budista, aquello de que uno usa una canoa para cruzar un río, y luego, bueno, ya en la otra orilla, no resulta muy inteligente cargar la canoa en la cabeza. siguiendo esta fantástica línea argumental, bueno, usted fue la canoa, el tipo necesitaba ponerla, y ya llegó a la otra orilla. ya no precisa la canoa. el texto se sostiene (aunque, entre usted y yo, y para el anónimo anterior también, me la complicaron mal. por un momento hicieron tambalear todo mi excepcional andamiaje teórico. conste en actas).

*zeithgeist! con todo respeto, quizás con afecto, su comentario adolece de lo que podríamos denominar ‘criterio de verosimilitud’. quiero decir, un hombre, mientras eyacula, puede decir tantísimas cosas, pero no eso. igual, se lo digo desde ya con inquietud académica, desde mi abnegado rol de investigador, como semiólogo en grado de tentativa, habría que verlas. las tetas.

*neurotisartre! podríamos decir que si acabás afuera, queda más que claro que no te querés quedar adentro. y por lo que he leído en su blog, resulta evidente para mí que usted, conmovida, debe ser una mujer de lo más interesante.

 
At 8:48 p. m., Blogger neurotisartre said...

gracias J. voy a tener muy en cuenta esta teoría de los 33 segundos. luego de la contrastación empírica seguramente suba algún comentario a mi blog, si ud me lo permite, claro está. acordemos que se trata estrictamente de un aporte a las ciencias puras...

 
At 6:23 a. m., Blogger Nele b said...

me causó mucha gracia la exactitud de los treinta y tres segundos.
con respecto al temita de la waska, levanto el pulgar a su opinión. aunque debo decir que es algo gracioso ver la pija mitad viva mitad muerta dando las últimas vocanadas de sexo. jajaja.
saludos juanete!

 
At 8:04 a. m., Blogger J. Hundred said...

*neurotisartre! son los treinta y tres segundos más importantes de la relación, todo se define ahí. permítame decirle que celebro su aplicación, la ciencia avanza gracias a gente como usted. y ya sabe, si le puedo ser útil, no sé, un pistoletazo, una interconsulta, usted me avisa.

*nele b! hay algo muy real en lo que usted menciona, y la imagen es por demás lograda. la japi, en ese curioso y particular momento en que está mitad viva, mitad muerta. hágame caso lo que yo le digo, haga de cuenta que le habla una tía que trabajó en un burdel en bahía blanca: exprese su alegría desde ya, si la tiene, pero en ese instante tan particular, tan único, no se ría. o como se suele decir en otro ámbito, en circunstancias bien distintas: ríase ‘con’ la japi, no ‘de’ la japi.
rechazo su saludo por improcedente, tendencioso, malicioso, falaz, extemporáneo, y abusivo (y las últimas dos fotos que viene cambiando en su perfil, no la favorecen ni un poquito).

 
At 1:11 p. m., Blogger Nele b said...

con respecto al saludo, concuerdo con usted en que sea improcedente y malicioso. con respecto a las fotos, disculpe por arrruinar su campo visual, pero estoy carente de lindura y cámara.
te vuelvo a saludar más genéricamente.
abrazo!

 
At 3:14 p. m., Blogger Bob Harris said...

No querer salir de donde estamos cómodos, no querer que ella desaparezca después de acabar, puede ser indicativo de que el polvo en cuestión fue con alguien que importa y que importe ya hace que sea diferente, que sea anormal. Para que las mujeres no se enojen, no es que uno ande por ahí fingiendo que nos importan solo para que cojan con nosotros, solo que es en ese momento cuando se nos revela si pedaleábamos en falso o no.
Ahora…. cuantificarlo, ponerle un tiempo tan exacto, merece ser un articulo en una revista médica, algo que se dedique a grandes diagnósticos digo (lo que hagas después que lo sepas es cosa tuya).
Como siempre. Muy bueno lo suyo
Abrazo

 
At 1:07 a. m., Blogger Mr. Kint said...

Treinta y tres?!! Número emblemático y hasta fetichista para cristianos y ruleteros. Pero para fornicadores enamorados no tenía ni la más puta idea. No sé si he alcanzado ese tiempo, no soy de andar contando los segundos en esas situaciones. Pero si alguna vez lo he superado puede que haya habido algún exceso de alcohol y pocas horas de sueño, que lo que haya quedado de mí no sea más que un cuerpo inerte y, habiendo acabado la faena, sin ninguna otra pulsión más que la dormir como una marmota en proceso de digestión.
Le mando un fuerte abrazo, siempre es grato escuchar sus teorías.

 
At 1:58 a. m., Blogger Mr. Kint said...

Ah, perdón pero tuve que volver porque me acordé de algo totalmente irrelevante y estoy decidido a hacerle perder el tiempo.
Me hizo acordar a unos versos de Benedetti llamados "Hagamos un trato" y que bien hoy podrían ser así:
Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino hasta
treinta y tres

Y ahí tiene al 33 y al oriental. Y usted es libre de dar cierre el poema con el ya legendario haiku del lírico contemporáneo Diego Armando que reza "la tenés adentro".
Otro abrazo y perdón, sí, perdón. Ya es hora de ir a dormir

 
At 8:50 a. m., Blogger J. Hundred said...

*nele b! no, pichona. usted es bien bonita. había una foto (3 o 4 para atrás), donde se la veía como desde arriba, y su expresión era bien sugerente. el asunto es que me pareció que usted me estaba gastando con el comentario y se merecía un correctivo, lo que en psicología transpersonal postlacaniana se conoce como ‘patada en la concha’. su belleza está intacta, no me haga caso. la abrazo con turbación.

*bob harris! es bien probable que la mayoría de las veces sepamos, como usted menciona, que pedaleábamos en falso. pero hay una pulsión que obnubila. lo que yo expliqué, de manera precisa y elegante a la vez, es lo que podríamos denominar ‘contrastación empírica’. y así vamos viviendo, salticando de empirismo en empirismo. lo abrazo.

*mr. kint! había olvidado mencionar, en el texto, un punto que usted trae a colación. si el masculino pasa de los tres minutos, con la japi adentro. no, no es amor, hay que llamar a una ambulancia. podríamos decir que al individuo se le colgó el sistema. lo abrazo con alegría.

*mr. kint! quizás, si hubiera leído a benedetti en su momento, todo hubiera sido diferente. pero leí a onetti, no me arrepiento. otro abrazo para usted.

 

Publicar un comentario

<< Home