12.7.15

El cocodrilo Jimmy


Estoy mirando la televisión. Están en un zoológico, en Tailandia. Multitud de curiosos.
Hay un mago, un faquir, no sé cómo llamarlo. El tipo es conocido en todo el mundo. Replica las pruebas del genial Houdini. Lo meten en un cubo repleto de agua, atado con esposas, con cadenas. O lo entierran vivo. El tipo ha hecho los más variados trucos de magia, de ilusionismo. Lo cuelgan con unos ganchos atravesándole la piel de la espalda, y lo levanta un helicóptero por el aire. Camina sobre el agua frente a un lujoso hotel de La Vegas. Resiste casi diez minutos, desnudo, metido en agua helada, en el mismísimo polo norte. Y así.
En esta oportunidad, lo que va a hacer es meter la cabeza, su cabeza, en la boca de un cocodrilo.
Para eso se ha desplazado, junto con su equipo de filmación, hasta el principal zoológico de Tailandia. Debe ser por fines publicitarios también, desde ya. Están en la jaula, aunque no es una jaula en el sentido estricto, es un enorme pantano, con agua semipodrida, con pasto también, se intenta replicar las condiciones del hábitat natural de los terribles cocodrilos.
El hombre ha explicado a las cámaras que con el poder de la mente, logrará controlar el atribulado y no menos ancestral cerebro del cocodrilo. Logrará poner la cabeza entre las fauces abiertas de la milenaria criatura, y la bestia no lo lastimará. No lo morderá. Dominará la situación, él, así lo ha dicho, con el poder de su mente.
Comienza la prueba, se pide silencio. Entre cinco asistentes, lugareños todos, logran inmovilizar al cocodrilo. Es un cocodrilo corpulento, de más de tres metros de largo. El cocodrilo se llama ‘Jimmy’.
Otro asistente más procede a abrir las fauces del cocodrilo, que parecen tener cuatro filas de reforzados dientes. La cámara enfoca el interior de esa boca que nos conduce al centro mismo de la tierra, al origen del universo. Es como cuando mirás de cerca una vagina bien abierta y en un momento lo que estás mirando deja de ser lo que estás mirando, se transforma en la enigmática materia prima de la naturaleza.
El faquir, el mago, mira fijo a los ojos del cocodrilo. De algún modo lo domina.
Luego se arrodilla, se pone de perfil. Y mete la cabeza, de costado, de frente a las cámaras. Como si estuviera apoyando la cabeza sobre una almohada. Dentro de la boca del animal.
Se hace un silencio, una gélida pausa hecha de pura expectación.
–¡Chac!
Algo ha salido mal. El cocodrilo muerde. Luchan los asistentes para obligarlo a soltar, a abrir la boca. Pero no pueden. Uno le da palazos sobre el lomo. Otro intenta introducir algo en la boca del animal, para poder hacer palanca. Alguien viene con un matafuego. Se escuchan gritos, desgarradores gritos del faquir, del mago. Grita la multitud también. Nadie sabe qué hacer. Alguien decide correr la cámara, alejarla, para que no se vea en primer plano el ensangrentado rostro que está siendo, literalmente, destrozado por los aplicados dientes del animal. El cráneo va cediendo como un pan de manteca bajo los efectos de una prensa manual.
Descubro, con sorpresa, que he lanzado una corta carcajada. Aplaudo, dos o tres veces. Estoy de pie.
Es tan importante que si no parás de romper las pelotas algo te salga mal, que las cosas se te compliquen, es tan importante. Pienso que deberían pasar el video en las escuelas primarias, que los chicos lo vean.

10 Comments:

At 12:43 p. m., Blogger Laura B. said...

Bravo. Creo que el punto cúlmine de disfrute advino al leer lo de " dientes aplicados". Fántástico, Juancito

 
At 2:40 p. m., Blogger Arturo Baldo said...

Excelente y asqueroso como siempre, espero algún día saques un librito juan

 
At 6:45 p. m., Blogger Bob Harris said...

En Animal Planet actuaba (lo de actuaba no es un error) uno que se hacia llamar "El encantador de cocodrilos", le tenia una particular bronca derivada de que siempre estaba jodiendo animales en su habitat con el solo fin de rellenar su show.
Es por todos sabido que al pobre tipo antes nombrado lo mato una raya a la que por supuesto le estaba rompiendo los huevos.
Mi reacción fue casi la del "usted" del relato, por ahi me hace mal ser así.
Coincido con que lo de "dientes "aplicados"" tiene el brillo de la palabra perfecta en el momento justo.
Como siempre muy bueno lo suyo.
Abrazo.

 
At 8:56 p. m., Anonymous Anónimo said...

coincido con arturo deberias sacar un libro un gusto leerte siempre

 
At 8:07 a. m., Blogger J. Hundred said...

*laura b! qué dice, pichona. la extrañaba.

*arturo baldo! tema delicado el que usted menciona. en una oportunidad alguien que me leía me contactó con un editor. me dijo que al editor le gustaba mucho lo que yo escribía, que lo llamara, que lo fuera a ver. eso hice, todavía con adolescentes entusiasmos. el tipo me hizo pasar a su oficina, puso carita de haber estado tomando el té con leche con norman mailer, y me dijo ‘mirá, estoy muy ocupado por los próximos seis meses publicando libros escolares. pero contame por qué considerás que te tengo que publicar’. ‘bueno’, respondí, ‘me tenés que publicar porque me leíste y te diste cuenta que soy un genio. o también me podés publicar porque te cansaste de publicar libros de autoayuda escritos por maricas como vos que ni siquiera saben cómo ayudarse a ellos mismos mientras se meten el combustible espiritual por la cola’. para resumir, me hubiera gustado publicar un libro supongo, y es un tema que no descarto del todo. quizás tuve la secreta ambición, supuse alguna vez que este blog iba a lograr, por decirlo de algún modo, que mi talento fuera descubierto. también supuse que aparecería una larga fila de chicas que se ofrecerían a chuparme la hapi en entusiasta procesión. algo me dice que si no ocurrió hasta ahora, bueno, quizás no debía ocurrir y punto. pareciera que mi paso por la tierra ha sido un fracaso con características de absoluto, lo llevo con alegría. un saludo.

*bob harris! decir que cuando te ponés encima de la raya te pueden suceder todo tipo de inconvenientes, puede que sea un chiste demasiado fácil, el cachetazo, la torta en la cara. el hombre que usted menciona se llamaba steve irwin, y parecía tener buenas intenciones. aunque debiéramos entender de una buena vez, que la mayoría de las veces, lo mejor que uno puede hacer por alguien es dejarlo más o menos tranquilo. 1abrazo.

*anónimo! una delicadeza de su parte.

 
At 10:34 p. m., Blogger Dany said...

El tipo de la editorial me preguntó cuantos libros quería porque en general solo te los llevan algunos parientes y amigos condescendientes. Tenía razón......estoy pensando en dejarlos en el subte como la querida Oblogo. Pero al fin y al cabo está ahi. Algún día mi hijo lo leerá y pensará que hice algo más que un par de balances.
Esas venganzas de los animales terminan siendo agradables.Abrazo

 
At 8:02 a. m., Blogger J. Hundred said...

*dany! a mí me parece que es una adecuada ocasión, una conveniente oportunidad, para que escuchemos esto. es increíble la luz que voy derramando así, como si nada. pero cuando tenés luz derramás luz. puede bailar si quiere, un abrazo.

https://www.youtube.com/watch?v=EILjEOYuuBM

 
At 9:50 a. m., Blogger Bob Harris said...

Estaría muy bueno que estas paginas queden impresas!
Si hay que seleccionar material no se olvide de esas cortitas pero geniales de por allá en 2005 en adelante.
Hay crowdfunding por cada pelotudes!, que casi que esta iniciativa reivindicaría la existencia de semejante cosa.

 
At 9:39 a. m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris! estimado, usted dice ‘crowdfunding’, y me recuerda que cada tanto, en algún laburo, alguien decía que era preciso hacer un ‘brainstorming’. no hay problema, decía yo, yo pongo el storming. ah, y ni siquiera era un problema de dinero, por favor, por quién me toma. lo mío, en la mencionada ocasión, apuntaba a que alguien dijera ‘sí, esto debe ser publicado’, y luego se dedicara a empujar levemente la cosa. el delicado encanto de ser elegido. estamos hablando de chirolas, en fin.

 
At 12:57 a. m., Anonymous Anónimo said...

Desde mi Sinceridad , si es q existe esto llamado sinceridad todavía , le agradezco !

 

Publicar un comentario

<< Home