30.10.19

Necesidades fisiológicas


Lo que hago es lo siguiente.
Voy a lo de una prostituta, una prostituta que atienda en un departamento. Puede ser por el centro, claro, el centro está lleno de prostitutas, pero puede ser en otro barrio también.
Subo, cotizo, pago. Puede ser que haya llamado a un aviso del diario, puede ser que alguien me la haya recomendado.
Viene la parte difícil. Explicarle, a la prostituta, lo que preciso, lo que he venido a hacer. Las prostitutas por lo general, tiene que ver con el ejercicio de la profesión, están bastante hartas, repodridas. Han visto barbaridades, han visto detrás del decorado de la vida y saben que el ser humano por lo general es una inmunda basura, una mierda sin alma. Vivir con eso.
Le explico, entonces, a la mujer. Lo que tenemos que hacer.
Es desvestirnos, básicamente, quitarnos la ropa. Y sentarnos, desnudos o en ropa interior, uno frente al otro. Puede ser en los silloncitos del living, o en las sillas de la cocina, o en el piso con las piernas cruzadas. Y listo, hay que estar en silencio. Sentados, desnudos, sin hablar, frente a frente. Poca luz.
Entre nueve y doce minutos. Pasado ese lapso me pongo de pie, me desperezo, digo ‘bueno, listo’, o ‘ya estamos’.
Me visto, ya he abonado el servicio al comienzo, tal es la costumbre. A veces tomo un vaso de agua antes de irme, me lavo la cara en un baño de ajados azulejos amarillos.
Me ha pasado que alguna de las mujeres se largue a llorar como una nena, o que caiga de rodillas y se aferre a mis tobillos pidiéndome por favor que me quede un rato más, que no me vaya. Me ha pasado que mientras permanecía sentado, una mujer con los ojos cerrados comience a jadear y se deshaga en un orgasmo. Me ha pasado que algunas mujeres me den su teléfono y me pregunten cuándo voy a volver, me piden que las llame para volver a hacerlo, la experiencia, en otra parte, fuera del horario de trabajo. Intentan devolverme mi dinero, están dispuestas, ellas, a pagar.
Algunas me despiden con un afectuoso beso, con un prolongado abrazo. Insisten en mostrarme las fotos de sus hijas o de la casa donde vive su familia allá, en su pueblito natal. No recuerdo ninguna que no me haya dado las gracias.

7 Comments:

At 11:31 a.m., Blogger Frodo said...

¿No me digas que había que hacer otra cosa?
Recuerdo esos ajados azulejos amarillos...

Abrazo

 
At 6:47 p.m., Blogger José A. García said...

¿Las mujeres también saben dar las gracias?

 
At 8:26 a.m., Blogger J. Hundred said...

*frodo! esos ajados azulejos amarillos, ese olor a desinfectante. been there, done that, lo abrazo.

*josé a. garcía! dijo el venerable ciego: no juzgues al árbol por sus frutos ni al hombre por sus obras, pueden ser peores o mejores. supongo que se refería a las mujeres también, lo saludo.

 
At 10:43 a.m., Blogger Bob Harris said...

Las fantasías comunes son de ganar (ganarse la mas linda, la mas rica, la mas deseada, etc….) por lo tanto fantasías de perdedores.
Pero la fantasía de conmover a la inconmovible, de romper la costra que se hace al ver solo lo podrido, los gusanos de la manzana, a la que inclusive le toca ver la mierda de los que son buenos (un poco, nunca nadie es del todo bueno), esa fantasía, es una fantasía de redención. Es la fantasía de tenemos conciencia que somos una mierda.
Todos necesitan redención!, el problema es que muchos ni se dan cuenta.
Como siempre muy bueno lo suyo
Abrazo

 
At 2:42 p.m., Blogger J. Hundred said...

*bob harris! ‘las fantasías comunes son de ganar’, ha estado usted lúcido como el carajo. insisto con el venerable ciego: da lo santo a los perros, echa tus perlas a los puercos. lo importante es dar. todos necesitamos redención, qué la duda. lo abrazo.

 
At 2:39 p.m., Blogger José A. García said...

Pero el ciego también tenía una mujer al lado, y bastante jodida la verdad resultó ser ella.

Saludos,

J.

 
At 8:16 a.m., Blogger J. Hundred said...

*josé a. garcía! es cierto lo que usted menciona. y parece la señora kodama estar dotada de una tenebrosa maldad. espero por lo menos que le haya brindado algún servicio más o menos terrenal al venerable ciego, usted va a saber comprender. lo saludo.

 

Publicar un comentario

<< Home