28.1.17

Todo suma


No, ya sé, a ver si me entendés. Si está buena la mina mejor, claro que es mejor. Si te gustan los culos te entiendo, a mí me vuelven loco los culos, manosear un culo corto, ver a una mina en cuatro patas, meter un dedo o la poronga o la nariz y respirar apenas adentro, adentro del culo, es un bálsamo. Si te gustan las tetas, si la mina tiene buenas tetas, es genial. Chupar, chupar la teta, mordisquear los pezones como si fueras un ávido bebé. Ponerte a la mina encima y que te pase las tetas por la cara, o acostado boca abajo y que la piba te apoye las tetas en la nuca, eso también está muy bien.
Sí, que sea flaca, claro. Para poder bajar a la playa y no tener que ponerle un poncho, y no ver celulitis ni várices, claro que eso ayuda.
Que sea inteligente, claro. Si la mujer es inteligente se puede conversar, se puede ir al cine y que la tipa no te tenga que andar preguntando quién es el asesino. Que tenga sentido del humor, que entienda uno de cada tres o cinco chistes.
La risa, la risa de una mujer es muy importante, que no se ría como un marsupial, y el pelo. Poder meter la mano en el pelo y apretar. Que el pelo haya recibido el menor tratamiento posible. Pelo salvaje, natural.
Que no esté muy psicoanalizada, claro, te entiendo, porque si la mujer está muy psicoanalizada se cree el centro del planeta tierra y eso es un desastre. Se cree que por el solo hecho de existir el universo todo le debe algo. Que no sea una fanática de la higiene, se tiene que bancar que te metas un dedo en la nariz y juegues un ratito con el moco que sacás, o que le pongas un eructo a menos de cinco centímetros de distancia después de comer un pollo al ajillo en la Viña del Abasto, por ejemplo. Son situaciones, cosas que pasan.
Todo suma, claro que suma. Que le gusten los animales, que no le moleste caminar bajo la lluvia, que pueda ver un combate de box sin decir ‘no entiendo, para mí el boxeo no es un deporte’. Eso ayuda muchísimo.
Pero yo para saber si me interesa una mujer, la tengo que ver hacer puré. Puré de papas, con manteca, con leche, con nuez moscada, o con un poquito de pimienta, también. Todo lo demás puede ser más o menos importante, hay detalles que suman mucho. Pero lo que define, para mí, para saber si una mujer puede ser una compañera de ruta, es lo que te dije. La tengo que ver hacer puré.

5 Comments:

At 11:58 a. m., Blogger Jorge Aureliano said...

Yo tengo que verla hacer milanesas, al puré lo hago yo.
Saludos Hundred!

 
At 8:05 a. m., Blogger J. Hundred said...

*jorge aureliano! sí, verla hacer milanesas también es importante. lo saludo.

 
At 9:18 a. m., Anonymous Anónimo said...

Una de las definiciones de amor más acertadas que he tenido el gusto de encontrar.
Mi madre me ha dicho tantas veces: 'Pero si es un buen chico, es joven, trabajador, de buena familia, te quiere tanto...' qué bien me hubiera venido poder decirle: es que lo vi hacer puré...
Otra vez, lo felicito, Dr hundred.

 
At 11:17 p. m., Blogger Dany said...

Pero dejó en claro TODO lo que a su juicio suma. Lo del puré debe ser un fetichismo. Abrazo!

 
At 8:06 a. m., Blogger J. Hundred said...

*anónimo! (a). no lo había visto de ese modo, no lo había pensado así. porque las mujeres que he conocido, que he tenido la suerte de conocer, me han pedido todo tipo de inconcebibles hazañas, cantidad de absurdas proezas, incluso alguna que otra parecían desear que las hiciera, a ellas, puré. pero no es eso de lo que estamos hablando. la saludo.

*dany! admito que di algunas pistas. lo abrazo.

 

Publicar un comentario

<< Home