5.8.06

Mañanitas

Lejos han quedado, en remotos pretéritos, aquellas mañanas en las cuales quería cambiar el mundo.
Me visitan ahora, con patética asiduidad, las mañanas en las cuales la totalidad de las cosas carecen de sentido.
Lo sé, lo presiento. Vendrán las mañanas agridulces, en las cuales deje de importarme.
Aquí las espero, en el bar de siempre.

4 Comments:

At 10:52 p. m., Anonymous maldita said...

Cambiar el mundo...

No sé si alguna vez he soñado con cambiar el mundo, lo más probable es que no. Lo detestaba, cierto; pero esperaba que que alguien más hiciera el trabajo sucio.

Lo cierto es que ahora yo también estoy esperando pero, en este caso, que el mundo me cambie a mí.

Me detesto, cierto... y otra vez espero que alguien más haga el trabajo sucio. Que algo me desmienta, que me desarme, que me destruya oportunamente. Así como están las cosas, yo no me eligiría ni para jugar al quemado.

Bueno, no me entretengan, me voy al bar a esperar las noches en que ni mundo, ni yo, ni nada.

 
At 8:56 p. m., Blogger J. Hundred said...

maldita, considérese desmentida.

 
At 9:55 a. m., Anonymous maldita said...

¿Así? ¿Enteramente? Su buena voluntad y su actitud galante no ha logrado derribar a mis espectros mayores. Con esa gentileza sólo he podido conjurar algunas cosas, pero es un buen comienzo.

Para lo más arraigado necesitaré el auxilio de un maestro tibetano de los antiguos, de los más rústicos, uno que me propine unas cuantas patadas en las costillas y me haga limpiar los baños de la estación San Miguel con el puño de mi camisa.

Pero gracias de todos modos, y que esas mañanas agridulces le lleguen a usted oportunamente.

 
At 11:28 a. m., Blogger J. Hundred said...

maldita, no es buena voluntad, no es gentileza, no es galantería.
como idóneo recibido en la Fileto & Albahaca University, me veo en la obligación de informarle que ud. experimenta el 'síndrome de estocolmo boliviano'. el mismo consiste en enamorarse del espectro mayor. le advierto: cuando ud. le proponga al espectro mayor irse a vivir juntos, poner un locutorio, veranear en las toninas, ir a un ciclo de cine polaco en el rojas, es muy probable que el espectro mayor le responda 'ni loco, chilindrina'. y ud. quede, por decirlo de algún modo, consternada, y porqué no aturdida.
por su bien, recapacite.

 

Publicar un comentario

<< Home