5.7.06

Vos también tenés razón

Últimamente, he notado que todo el mundo tiene una excusa, o peor aún, tiene razón. Todo el mundo puede explicar porqué hizo lo que hizo. No hay más que dejar hablar cinco minutos a la persona, y ésta desplegará un catálogo prolijamente encuadernado.
Si se me permite la petulancia de un consejo, yo diría que no, que no es necesario, que no lo hagan.
Prefiero asegurar que las consecuencias de mis actos son ajenas a mí; animales con patas propias, huidizos e indiferentes como una ardilla sorprendida con una nuez entre sus manos.