23.4.05

Libro de quejas

Quejarse es algo maravilloso, y tiene propiedades curativas. Quien se queja alcanza un estado de sugestión que le permite imaginar conspiraciones universales en su contra. De esa forma, si bien no se soluciona nada, tampoco se tiene la culpa de nada. Es un alivio.